Buscar

La alianza entre Sergio Ramos y Karim Benzema para olvidar a Cristiano Ronaldo en el Real Madrid

28/01/2019 - 11:09
  • El galo, máximo anotador, reoge el testigo del portugués
  • El capitán contribuye con una marca goleadora anómala (10)
  • El club espera a Gareth Bale para que sea la tercera referencia
Foto: EFE.

En una temporada complicada, el Real Madrid se dio ante el Espanyol uno de los pocos homenajes desde que, en verano, Cristiano Ronaldo (siguiendo a Zinedine Zidane) se marcharse del club blanco. Un 2-4 aliñado con buenas dosis de fútbol y goles de Sergio Ramos y un doblete de Karim Benzema.

El capitán y el galo se están revelando contra las adversidades de un curso que ya ha tenido un cambio de entrenador y muchas, muchas dudas sobre el plantel resultante del verano. Sin la referencia casi legendaria de Cristiano, el club requería de carácter y liderazgo. Para eso se han aliado el camero y el de Lyon, que, a su manera, están empezando a recoger el testigo.

Tras años a la sombra de Cristiano, como fiel escudero, Benzema es ya la primera alternativa de la escuadra blanca. Con una férula en la mano derecha como consecuencia de la fractura de su dedo meñique, el francés dio una exhibición en el RCDE Stadium. La capacidad asociativa del '9', conocida por todo el universo futbolístico, estuvo acompañada de instinto asesino en el área. Ante los de Rubí, dos goles para hacer ya 15 en la temporada, nueve de ellos en LaLiga.

Es esto, precisamente, lo que estaría más cerca de deslucir varios meses de buen fútbol y de responsabilidad. A pesar del tambaleante paso del Real Madrid por las tres competiciones principales (Liga, Champions y Copa), el equipo blanco siempre ha tenido un delantero de apoyo, que baja a recibir, intenta abrir vías de creación de juego y mejorar el flujo de pelota, da últimos pases y, por lo menos de momento, empieza a ver puerta. Tras la marcha de Cristiano, el '9' no ha mirado para otro lado.

Como Ramos. Nadie duda del compromiso del actual séptimo jugador con más partidos en la historia del Real Madrid, pero el capitán blanco ha aportado a eso algo que se esperaba menos: goles. Tanto es así que suma ya 10 en 31 partidos, a una media de uno cada tres duelos. El '4', ya una leyenda en un club de entidad gigantesca, ha hecho frente a uno de los cursos más complicados desde que aterrizó en verano de 2005 al Santiago Bernabéu. Su rendimiento en defensa está siendo convincente, más alejado del que a menudo, en esta etapa de temporada, dejaba errores de relajación o, incluso, falta de forma.

No deja de ser significativo que, despedido Cristiano Ronaldo en pleno Mundial, fuese él quien ausmiese los lanzamientos de penalti. Una muestra más del liderazgo de un futbolista que, pese a su condición de defensa central, es el tercer máximo goleador de la escuadra. Ante el Espanyol también mojó, y contra el Girona hizo un doblete clave para que su equipo viaje con tranquilidad a Montilivi para el duelo de vueta de cuartos de Copa.

Esperando a Gareth Bale

Así, consolidados Benzema y Ramos como símbolos de liderazgo en un vestuario huérfano en parte de esta figura, Gareth Bale aparece como el socio al que aún se le espera. El galés, último jugador que anotó contra el Espanyol, es el segundo máximo anotador de la entidad en lo que va de curso, con 11 dianas y aparece como el recurso que el Real Madrid sigue esperando después de que llegase a la entidad hace cinco años y medio.

Lastrado por las lesiones y su falta de continuidad, el '11' deja, sin embargo, detalles de lo que podría ser si tuviese recorrido y le respetasen las lesiones. Su velocidad, olfato y talento le han permitido anotar 11 goles en menos tiempo que Benzema. Su promedio es de un gol cada 160 minutos, por los 173 de su compañero. Pensado como el jugador que debía heredar el trono de Cristiano en Concha Espina, el de Cardiff aún sigue enredado con sus propios fantasmas. El Real Madrid le sigue esperando...y, mientras tanto, Benzema y Ramos asumen las riendas.


Comentarios 0