Buscar

La meritocracia de Santiago Solari y el sueño del Real Madrid de la cuarta Champions seguida

11/02/2019 - 10:29
  • Las atrevidas decisiones del técnico tienen resultado en un equipo resucitado
  • Los toques de atención al plantel recuperan a jugadores titulares y suplentes
  • El club ya aspira a todo en las tres competiciones tras un mal final de 2018
Más noticias sobre:
Foto: Reuters.

"¿La cuarta Champions? Para el Real Madrid nada es imposible". Palabra de Santiago Solari, técnico blanco, que después de la autoritaria victoria sobre el Atlético en el derbi madrileño salió claramente respaldado. El broche a una semana en la que su equipo puso en peligro al Barcelona en Copa del Rey y se ha enganchado a LaLiga, donde ya está segundo a seis puntos de los blaugrana. El triunfo aparente de una meritocracia que ha hecho crecer el optimismo en La Castellana.

Si algo no se le puede reprochar al técnico argentino es la toma de decisiones atrevidas. Dos de ellas están por encima del resto: el banquillazo a Marcelo y la apuesta definitiva pro Vinicius. Primero llegó la segunda: desde que se pusiera al mando de la nave blanca, Solari otorgó confianza al '28' blanco, que ha respondido a un nivel que ha sorprendido a propios y a extraños. Al ex de Flamengo le queda mucho margen de mejora, pero se ha convertido en un baluarte del equipo con su capacidad de dominar los partidos mediante la velocidad, su dribiling y el ataque a los espacios. Lo demostró en el Camp Nou ante el Barcelona y contra el Atlético en Liga, pero es una tendencia continuada.

Desde el Año Nuevo, Vinicius es un jugador titular en el Real Madrid. En los dos primeros meses de Solari, jugó en ocho de 13 partidos y desde el inicio solo en tres. 2019 comenzó con otra presencia en el banquillo en La Cerámica contra el Villarreal, pero ante la Real Sociedad en el Bernabéu fue titular y nada más le ha frenado. Desde entonces, 11 encuentros consecutivos en los que nadie le ha arrebatado la titularidad, ni siquiera el regreso de efectivos como Marco Asensio o Gareth Bale. Mezclando a la perfección con Karim Benzema, el brasileño es ya indispensable en una escuadra que crece en paralelo a su progresión y cuyo sustento viene en buena parte de la amplitud que le da el extremo.

Al igual que ha premiado el merecido ascenso de Vinicius con más minutos e importancia, Solari ha dado un importante puñetazo en la mesa: sentar a un Marcelo en claro bajón de forma. Sergio Reguilón, que partía con el lógico papel de jugador residual, se ha convertido de golpe y porrazo en el lateral zurdo titular en Liga, donde acumula cinco presencias seguidas en el once.

La Copa ha quedado para Marcelo, señalado en el Clásico en Barcelona y aún más por el buen partido de Reguilón en un escenario como es el Wanda Metropolitano. Una señal de carácter por parte de un Solari al que no le ha temblado el pulso para mandar a la caseta a uno de los capitanes de la entidad.

Sorprende ya menos la insistencia del rosarino en no dar minutos a Isco. Lesionado antes del derbi madrileño, el de Arroyo de la Miel, solo suma tres titularides. Solari ha mantenido el pulso, amparado en la tesis de priorizar la entrada de jugadores que estén en forma. Y lo cierto es que, al margen de casos ya muy concretos, la llamada de atención generalizada que supuso la manera de proceder del técnico ha puesto en alerta a la plantilla y la ha espoleado hasta recuperar su competitividad.

Futbolistas como Lucas Vázquez o Marcos Llorente (golpeado por las lesiones musculares, pero con la confianza del técnico y refrendado por su buena labor en la medular) han roto la barrera de la suplencia y empujan a pesar de la vuelta de futbolistas como Bale o Casemiro. 'Tocados' en el Clásico, el galés y el brasileño anotaron un tanto cada uno.

La inercia de crecimiento del plantel blanco es indudable. Superadas tres derrotas dolorosas como fueron las sufridas en casa ante CSKA de Moscú y Real Sociedad, así como el varapalo en Eibar, el equipo ha entendido el mensaje. Juega quien mejor está. Disfruta de confianza el que se la gana. Y, todavía con jugadores en el rincón de pensar, el vestuario se va sumando a la causa. La meritocracia de Solari sube escalones, cada vez más deprisa. Y la lucha por las tres competiciones, especialmente por una cuarta Champions consecutiva, está más viva que nunca.


Comentarios 1

#1
11-02-2019 / 14:18
Juas Juas
Puntuación -8

Meritocracia? Le van a regalar un Peluco de Oro al Árbitro/VAR? Jajajajaja. Que p. Sinvergüenzas.