Deportes

¿Puede negarse un jugador a ser sustituido? La norma que hay tras el lío Kepa-Sarri

  • El portero se negó a ser sustituido en el Chelsea-City de Carabao Cup
Foto: Reuters.

La final de la Carabao Cup entre Manchester City y Chelsea (con victoria de los 'citizen' en la tanda de penaltis) dejó una de las estampas más sorprendentes de los últimos años en el mundo del fútbol: la de Kepa Arrizabalaga negándose a salir del terreno de juego a pesar de que Maurizio Sarri, entrenador 'blue', hubiese ordenado su cambio por lesión. Una decisión unilateral, la del meta, que a pesar de ser cuestionable en lo ético, está avalada por el reglamento.

Todo sucedió en los últimos minutos de la prórroga. Kepa, por molestias musculares, tuvo que recibir la ayuda de los médicos del club. En vista de una posible tanda de penaltis, Sarri decidió no arriesgar y sustituir al meta por Willy Caballero. El español, sin embargo, se negó a salir del campo insistiendo en su recuperación. Los gestos de rabia de Sarri al sufrir la desobediencia de su jugador fueron en vano. Tras la consulta del árbitro con el técnico y su ayudante, Gianfranco Zola, el partido continuó con el ex del Athletic en el césped. El encuentro acabó con la derrota en la tanda de penaltis del Chelsea, con parada de Kepa al lanzamiento de Leroy Sané.

El reglamento de la IFAB (International Football Associaton Board), encargada de las reglas del juego, deja claro que, en última instancia, la iniciativa es del futbolista. En su apartado referente a los cambios (puede leerlo aquí, página 50), dice lo siguiente en uno de sus puntos: "si un jugador que debe ser reemplazado rehusara salir del terreno de juego, el partido continuará".

Así las cosas, y ante la negativa de Kepa a abandonar el terreno de juego, el partido estaba abocado a continuar irremediablemente. Sarri, que amagó con salir del campo rumbo a vestuarios, tuvo que ceder.

Al término del partido, la consigna dada por el Chelsea fue la de un "malentendido". Así lo explicaba Sarri: "Ha sido un gran malentendido, entendí que tenía una lesión, me di cuenta unos minutos después de que podía jugar. Quería meter a Caballero en el campo porque pensaba que Kepa no estaba en condiciones y Kepa solo quería decirme que podía jugar. Kepa estaba en lo cierto, pero creo que lo expresó de mala manera. Lo supe (que estaba para jugar) cuando me lo dijo el doctor después".

El portero, por su parte, reaccionó a través de las redes sociales. En su perfil de Twitter lanzó un comunicado en el que negaba que su acto fuese una indisciplina "En ningún momento fue mi intención desobedecer al técnico. Creo que todo fue un malentendido, a altas pulsaciones y en el tramo final de un partido por un título. El entrenador pensaba que no estaba en condiciones de seguir, y mi intención fue expresarle que estaba (bien) para continuar ayudando al equipo, mientras el cuerpo médico que me había atendido llegaba al banquillo y daba el mensaje".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin