Buscar

El Girona se lleva la Supercopa de Cataluña tras ganar a un Barcelona plagado de suplentes

21:02 - 6/03/2019
  • Stuani hizo el único tanto del encuentro desde el punto de penalti
  • Todibo debutó en los culés donde Malcom y Boateng gozaron de minutos
Más noticias sobre:
Foto: @GironaFC.

El Girona ha ganado este miércoles al Barcelona (0-1) en la Supercopa de Cataluña, disputada en el Estadi Municipal de la Nova Creu Alta de Sabadell, en un partido sin apenas ocasiones claras, más propio de una pretemporada, en el que las ausencias lastraron a un Barça negado ante un Girona más ambicioso.

El penalti anotado por Cristhian Stuani, que se apunta a marcar en todo lo que juega, en el minuto 69 fue suficiente para tumbar a un Barça errático y que entró tarde a la batalla. El Girona se estrenaba en la competición, apostó más por ella en una convocatoria casi de lujo y se llevó el premio para sumar su primer trofeo, igualar al RCD Espanyol y ponerse a un título del Barça en el palmarés.

A la desesperada, el defensa blaugrana Murillo remató fuera por poco, dejando el balón en lo alto de la red de la portería del Girona. En la última jugada, un córner, el portero Cillessen subió a rematar, sin éxito para los de Ernesto Valverde. Malcom con varios disparos y un cabezazo de Aleñá al larguero fue de lo poco que hizo el Barça.

El Girona, con más titulares en sus filas, dominó la primera parte y el 'Choco' Lozano, Doumbia o Roberts gozaron de buenas ocasiones en las que batir a un sólido Cillessen. Eso sí, en la segunda parte el Girona bajó su intensidad ofensiva y se encontró con el regalo del penalti del jugador del filial del Barça Álex Collado sobre Valery, que Stuani marcó ajustándola al palo.

Tan sólo el portero Cillessen, que ejerció de capitán, y los jugadores Todibo, Malcom, Murillo, Boateng, Aleñá y Umtiti fueron los representantes del primer equipo del Barça en esta Supercopa. De ellos, Aleñá es el único jugador de campo con cierta presencia esta temporada, sin contar con un Umtiti que era clave hasta su lesión.

Poca mordedura de un Barça, sin pólvora fresca en el banquillo, que se vio superado por el Girona en la primera parte y que, en la segunda, mejoró en control pero se topó con el gol en contra. Sin poder de reacción, el paso del tiempo iba escribiendo el nombre del Girona FC en el trofeo. Primera participación y primer título.

En el Barça destacó el debut de Jean-Clair Todibo. El francés empezó como pivote defensivo, ejerciendo de Sergio Busquets, y lo hizo mostrando su fuerza en el corte y su buen uso de su corpulencia para defender el balón y sacarlo con criterio. Falto de ritmo, en la segunda parte hizo de central, su posición más natural, sin tener demasiado trabajo.

Comentarios 0