Buscar

El fin de ciclo real que se avecina en el Atlético de Madrid

13/03/2019 - 12:48
  • La decepción ante la Juventus podría ser un pistolezo de salida al proceso
  • La columna vertebral del 'Cholo' se agota y los recursos son insuficientes
  • La base de futuro es escasa y el modelo deportivo está en indefinición
Foto: Getty.

Una vez más, el Atlético de Madrid cayó fulminado ante la eterna voracidad de Cristiano. En esta ocasión, los colchoneros se dejaron los cuartos de final de la Champions League contra la Juventus en una remontada que desnudó a la escuadra de Simeone, frágil y decepcionante, incapaz de contrarrestar a los italianos, eliminada de la máxima competición europea y en riesgo claro de enfrentarse a un verdadero fin de ciclo, una circunstancia nunca antes conocida desde que el 'Cholo' llegase a finales de 2011 y devolviese a la entidad rojiblanca el orgullo perdido tras casi dos décadas en la mediocridad.

Porque, aún con la difícil pelea por una liga que domina el Barcelona, el Atlético se expone a un proceso de cambio en unos meses que implica, necesariamente, el relevo progresivo de la vieja guardia que dio (casi) todo al club. Los años no pasan en balde, las etapas terminan y la rueda del fútbol sigue girando. Y no espera a nadie.

El verano de 2019 viene con curvas. Diego Godín, salvo cambio de última hora, no ha llegado a un acuerdo para renovar su contrato y se irá gratis al Inter de Milán. Filipe Luis, que pidió su salida el pasado verano, no renovará y también causará baja. Los dos tienen 33 años. Juanfran, de 34, ha recibido una oferta para renovar un año. Gabi y Fernando Torres se marcharon en junio.

El problema para el Atlético es que los jugadores destinados a tomar la iniciativa no dan señales de responder a la responsabilidad con el rendimiento que exige la empresa. El regreso de Diego Costa, más allá de varios chispazos, no ha conllevado el aumento de nivel buscado en el ataque rojiblanco y deja un pobre balance de 11 goles en más de un año. Ángel Correa y Vitolo no han adquirido el nivel o la continuidad necesaria. Recursos como Stefan Savic y Thomas Partey tampoco suponen un salto de calidad y sus actuaciones no les hacen merecedores de un papel que supere el de refresco.

Durante las últimas temporadas, la entidad (responsabilidad directa del binomio Simeone-Andrea Berta, encargado del departamento deportivo) ha buscado fichajes que revitalizasen el proyecto y fuesen dando continuidad a una plantilla que, como todas, tiene fecha de caducidad. El fracaso en este apartado ha sido de relieve. En esta temporada, el fichaje más caro de la historia del club, Thomas Lemar (unos 70 millones de euros), ha sido un fantasma. Nikola Kalinic y Santiago Arias tampoco han encajado en los engranajes del equipo. Solo Rodri ha rendido a buen nivel. A Morata, cedido con opción a compra, hay que darle más tiempo para una valoración profunda.

Antes de ellos, Yannick Carrasco, Nico Gaitán, Kevin Gameiro, Luciano Vietto, Jackson Martínez, Mario Mandzukic, Sime Vrsaljko o Alessio Cerci han sido nombres que han pasado por las filas rojiblancas con altibajos o suponiendo verdaderos fallos estratégicos, apuestas fallidas, balas desaprovechadas.

Así, tras años y millones de euros gastados, el Atlético no ha avanzado demasiado en la inexorable renovación del, probablemente, mejor bloque de su historia. La Champions, único objetivo que se le ha escapado en estos años gloriosos, parece cada edición un poco más lejana por la pérdida de competitividad ante los grandes, que se une a la falta de regularidad que exige la Liga.

El desgaste se percibe en los tres últimos cursos, saldados 'solo' con una Supercopa de Europa y una Europa League que llegaron después de una humillante eliminación en la Champions 17/18. Se percibe una descompensación entre lo que propone Simeone (un modelo de juego basado en el balance defensivo, la agresividad y la concentración tan respetable como otro cualquiera) y lo que le dan unos jugadores que van agotando su mejor nivel y otros que, al intentar reemplazarlos, no cumplen con la alta exigencia a la que obliga esta propuesta futbolística. Una situación a la que nada ayuda el rosario de lesiones que apunta al equipo de preparadores físicos y hacen aún más daño a un plantel corto.

Simeone...y unos pocos más

Con Simeone renovado recientemente hasta 2022, todo indica que será el argentino el que tendrá que lidiar con un proceso doloroso y difícil. Tiene una base con la que contar: Oblak, Giménez, Koke, Saúl, Rodri y Griezmann. Fuera de este grupo no hay certeza alguna. Por la inversión realizada, Lemar tendrá derecho a una segunda oportunidad el próxmi curso. Lucas parece inclinado a marcharse al Bayern, aunque el club intentará quedarse con él hasta el último momento.

Más allá de nombres, también tiene cabida el modelo futbolístico. La dualidad existente es una realidad que hace daño a un Atlético entre dos aguas, con jugadores que avalan una propuesta más atrevida, a los que le faltan las capacidades defensivas que impera desde el banquillo. Una indefinición cuya desaparición se antoja indispensable y es tarea íntegra de Simeone. Solo tras eso podrá saber lo que quiere en un mercado que podría ser movido en el Metropolitano. Porque el fin de ciclo se acerca. Y exige respuestas.


Comentarios 1

#1
14-03-2019 / 09:23
pablito
Puntuación 5

Qué ganas tiene más de un madridista de que el globo del Atleti se deshinche, de momento (que yo sepa) todavía van segundos en liga

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.