Buscar

El Liverpool tantea al Oporto y da un paso de gigante para estar en semifinales

23:18 - 9/04/2019
  • Keita marcó en la primera llegada del partido anticipando la victoria
  • Firmino, siguiendo el buen inicio hizo el segundo tras una buena jugada
  • Al final, el Liverpool bajó su intensidad y el Oporto lo intentó sin premio
Más noticias sobre:
Firmino celebra el segundo tanto de la noche. Foto: Reuters.

El Liverpool ha dado un paso de gigante para estar en semifinales de la Champions League tras vencer por 2-0 a un Oporto que lo intentó con todos sus esfuerzos, pero se vio incapaz ante un rival muy superior. Pese a los goles de Keita y Firmino en la primera mitad, los errores arriba de los ingleses en la segunda parte dejan un resquicio de esperanza que se deberá resolver en Do Dragao.

No hubo goleada en Anfield Road, pero sí una sensación de superioridad enorme de un equipo sobre otro. Fue sonar el mítico You'll never walk alone y todo el Liverpool salió en tromba para arrasar al Oporto, como sucediese un año atrás en aquel 0-5 que decantó los octavos de final. Klopp, que aunque en la previa no quiso acordarse de ese resultado, sí lo tuvo muy en cuenta y repitió un planteamiento similar que dio resultado al principio pero acabó diluyéndose para perdonar la vida a su rival.

Fruto del rock and roll habitual del técnico alemán, el partido ya comenzó a decantarse desde el primer momento. Firmino, que iba a vivir una nueva gran noche europea, llegó por banda izquierda, puso el esférico atrás para Keita y el guineano no se lo pensó dos veces para golpear fuerte contra Casillas. El disparo tocó en Óliver Torres y se coló en la meta del portero español, que solo pudo mirar cómo el esférico entraba para poner en pie a todo Anfield.

El primero en la cesta en tan solo cuatro minutos de juego y la sensación de por dónde iban a ir los tiros. El bando rojo de Merseyside ya se empezaba a relamer de una goleada similar a la de la 17/18, cuando Marega intentó avisar que los portugueses no iban a dar su brazo a torcer pronto. El maliense, que a la postre sería el mejor de los suyos, recibió a la espalda de la defensa 'red' pero su disparo se fue alto incomodado por un correcto Van Dijk.

Recibió este aviso el Liverpool y se puso a controlar de nuevo el choque, toque cuando tocaba y rápido con profundidad cuando el rival se despistaba. Una siesta como la que se echó a los 20 minutos de encuentro la defensa lusa para que Salah apareciese como una bala, robase el esférico perdido entre Casillas y los centrales y se decidiese a marcar. Sin embargo, su golpeo se fue fuera por poco, pues esta temporada la suerte no termina de concretarse en el egipcio.

Era un nuevo aviso del Liverpool, que no tuvo previsto fallar más. A la siguiente, y tras una larga triangulación encerrando al Oporto en su campo, Alexander-Arnold recibió dentro del área, levantó la cabeza y puso el esférico raso y preciso para que Firmino solo tuviese que poner su bota en el fondo de la red.

El segundo antes de llegar a la media hora de encuentro, la sensación de ser mucho mejor y como una goma, el Liverpool que volvió a dejar acercarse a su oponente para luego sorprender a la contra. Marega, en dos nuevos balones a la espalda inglesa, desperdició sendas ocasiones para recortar distancias que luego tuvieron su respuesta en un disparo alto de Firmino. No hubo tiempo para más en una primera mitad muy casera y los jugadores se marcharon al túnel de vestuarios.

La pegada del Liverpool fue apagándose poco a poco

Tras la reanudación, el Liverpool siguió avasallando al Oporto y como si de un recuerdo del inicio se tratase Henderson puso un balón preciso para que Mané enviase el balón lejos del alcance de Casillas. Mateu Lahoz, árbitro del encuentro, echó un cable a su compatriota al ver claro el fuera de juego e impedir que la distancia en el marcador fuese mayor.

No estaba interviniendo mucho el jugador con más partidos en la Champions, que ya acumula 180 apariciones, pese al dominio de los locales y no iba a seguir haciéndolo. El Liverpool siguió tocando y jugando a lo que quiso con su rival, pero el último pase en los de Klopp no terminó de concretarse y los tiros a puerta no llegaron con el avance de los minutos.

Para intentar relanzar a los suyos arriba, Conceiçao dio entrada a Brahimi y Bruno Costa por unos Soares y Óliver Torres a los que el partido les quedó grande. Movimientos que vieron su respuesta en Klopp al situar a Origi por un Mané más desparecido de lo normal.

Entró aquí el encuentro en sus últimos 15 minutos y Marega, pese a sus continuos esfuerzos y luchas con Van Dijk y Lovren, siguió desaprovechando ocasiones ante un Alisson que tocó más balones que su homólogo en la otra meta. Fernando, por Maxi Pereira, fue el último cambio de los lusos que siguieron achicando balones con un muy buen Militao ejerciendo de jefe de la defensa ante la ausencia de Pepe, y Sturridge entró en los locales, por Firmino, para poner una nueva pizca de electricidad arriba.

No terminó de salir el plan ni de unos ni de otros y al final, entro dominio sin pegada inglesa y balón largo sin respuesta portuguesa, el choque se encaminó a su final. Anfield celebró una goleada que se anticipaba mayor, pero que al fin y al cabo es una buena renta para la vuelta. El Liverpool está un poco más cerca de volver a semifinales del viejo continente. Do Dragao será quien decida el desenlace la próxima semana.

FICHA TÉCNICA

-RESULTADO: Liverpool 2-0 Oporto (Keita 4' y Firmino 26')

-LIVERPOOL: Alisson, Alexander-Arnold, Lovren, Van Dijk, Milner, Fabinho, Keita, Henderson, Salah, Mané (Origi 72') y Firmino (Sturriedge 81').

-OPORTO: Casillas, Maxi Pereira (Fernando 76'), Felipe, Militao, Alex Telles, Corona, Danilo, Óliver Torres (Bruno Costa 73'), Otavio, Marega y Soares (Brahimi 61').

-ÁRBITRO: Mateu Lahoz. Amonestó a Soares y a Felipe en el Oporto.

-ESTADIO: Anfield.


Comentarios 0