Buscar

El atolladero de Gareth Bale en el Real Madrid

16/04/2019 - 10:40
  • El galés sigue perdiendo protagonismo en un equipo que le vigila
  • La posibilidad de que su nombre aparezca en la lista de salidas, alta
  • Zidane y la directiva serán los que decidirán su destino en la 19/20
Más noticias sobre:
Gareth Bale, en la banda de Butarque. Foto: Reuters.

Uno de los protagonistas del Leganés-Real Madrid apenas jugó 10 minutos en el césped de Butarque. Fue Gareth Bale, de nuevo suplente fuera de casa y uno de los señalados por un partido liguero que dejó un empate y pocas cosas positivas para una escuadra, la blanca, que se expone a un cambio profundo en su plantilla. Y esto deja en una situación muy delicada al galés.

Pitado en casa y en el banquillo fuera, el de Cardiff ha pasado desapercibido en un año en el que se le requería el protagonismo para el que se le fichó en verano de 2013. Casi seis años después, no ha asumido el liderazgo que se le presuponía después de ser la compra más cara de la historia del club y podría haber agotado la última bala...sin éxito.

Zidane le ha dado palo y zanahoria: titular en los tres partidos en el Santiago Bernabéu, pero tan solo con media hora de juego en los dos encuentros lejos de Concha Espina. La cara del '11' en el banquillo de Butarque y después calentando en la banda hasta entrar por Marco Asensio era significativa.

Lo cierto es que la relación entre el jugador y el entrenador es, simplemente, correcta. El propio Bale, un mes antes de la llegada de 'Zizou', confesaba que no "éramos los mejores amigos". El francés, si bien tras el partido de Leganés aseguraba que el '11' no le "sobra" en su equipo, no fue tajante a la hora de desmentir una posible salida. Ocurrió diez días: a la pregunta de qué pasaría con el atacante, Zidane se desmarcó con un enigmático "Ya veremos".

El protagonista que mejor resumió la situación fue, probablemente, el agente de Bale. Jonathan Barnett lanzaba el mensaje hace un mes en una entrevista a As: "Estará tanto como quiera el Real Madrid". La pelota está en el tejado de la directiva...y de Zidane. 

Dado el contexto, de una marcada incertidumbre por la posible revolución que llegará en verano, las opciones de salida de Bale son cada vez mayores. Solo Karim Benzema aguanta el ritmo a una temporada para olvidar y esta actitud es, precisamente, la que reduce los boletos del '11' para quedarse el curso que viene. Si el galo se está erigiendo en uno de los líderes de este Real Madrid y suenan con fuerza nombres como Eden Hazard, Mauro Icardi o Luka Jovic, cualquier movimiento le restaría espacio.

Con un valor de mercado de 70 millones de euros (según la web especializada Transfermarkt) y un buen cartel en Inglaterra, Bale sería una inyección importante de dinero en caso de una marcha y financiaría posibles futuros fichajes. El Real Madrid tiene efectivo en caja y la oportunidad de recurrir a hasta 235 millones en préstamos, pero con la obra del Santiago Bernabéu de fondo y la necesidad de evitar un overbooking en plantilla, se verá abocado a dejar salir jugadores antes de que entren otros. Y Bale no escapa a esta realidad.


Comentarios 0