Buscar

El golpe del Barcelona al Real Madrid y por qué Zidane suspira por LaLiga pese al dominio en Champions

25/04/2019 - 12:28
  • El técnico ha dejado claro que ansía ganar LaLiga la próxima temporada
  • En los últimos once años el Madrid solo ha podido alzar dos veces el título
  • Zidane siempre señala que su mejor recuerdo de blanco es LaLiga 16/17
Zinedine Zidane durante un Clásico. Foto: Cordon Press.

En plena reconstrucción del Real Madrid de cara a la próxima temporada, Zinedine Zidane ya ha dejado claro que el objetivo primordial será ganar LaLiga. Un título que en las últimas once campañas se ha resistido hasta en nueve ocasiones en la casa blanca y que supone la gran cuenta pendiente del francés, pese a haber levantado hasta ahora las últimas tres Champions League. Que el galo ansía ser el más regular ya era conocido, pero sus declaraciones vuelven a manifestar la decadencia de los merengues en pos del Barcelona, a punto de cerrar su octavo campeonato doméstico en once años.

"Puedo decir que el año que viene LaLiga será el primer objetivo desde el principio". Son las declaraciones más rotundas de Zidane en rueda de prensa, cuando el Madrid ya está matemáticamente fuera de la lucha por el trofeo español. Unas palabras que han sentado como un terremoto en La Castellana, pues han recordado que lo que en otros tiempos fue común ahora se ha convertido en algo anómalo.

Siempre se ha dicho que la competición por excelencia del cuadro blanco es la Copa de Europa. Acostumbrado a ser el rey desde sus inicios, la décima 'Orejona' costó demasiado, pero una vez cayó vino acompañada de unas trillizas que han dejado 13 hermanas en las vitrinas del Bernabéu. Es quizás esta rutina la que ha acabado por malacosumbrar a Zidane, presente en las últimas cinco Champions como jugador, ayudante o técnico.

Por eso en gran medida el francés ahora apunta a LaLiga. Un campeonato del que sigue siendo el gran dominador (33 por las 25 que aún tiene el Barcelona), pero del que ha visto cómo en los últimos años ha reducido su inmensa diferencia y cómo esta campaña, con casi toda seguridad, dejará en siete la distancia con su máximo rival.

Un Barça que, a tres puntos de cerrar la 18/19, ha hecho del campeonato regular su hábitat. Desde que Pep Guardiola cogiese las riendas culés en 2008, tras dos ligas seguidas del Madrid, y pusiese a Leo Messi al frente del vestuario, en la Ciudad Condal lo más típico es ser el mejor una vez finalizadas las 38 jornadas. Siete de diez u ocho de once, mírese como se quiera pero este dato es una losa para el club merengue que antes del de Sampedor partía con 13 copas de ventaja.

Y no será porque Zidane no ha puesto sus esfuerzos en romper esta hegemonía. Llegó en 2016, con LaLiga prácticamente perdida, y durante su estancia sacó más puntos que el Barcelona. Sin embargo, la diferencia fue tan grande que el francés no pudo arrebatar la corona a los azulgrana. Sí lo haría en su primera campaña completa, donde fue mejor de principio a fin y pese a tener que recurrir a la última jornada, demostró una gestión sobresaliente del vestuario que le llevó a hacer doblete. Aquella última noche en La Rosaleda, donde el galo salió con el título bajo el brazo, fue siempre su mejor recuerdo en el banquillo blanco y así lo ha remarcado toda vez que se le ha preguntado por ello.

Sin embargo, cuando más encaminado parecía el Madrid y más decidida estaba la plantilla para instaurar un ciclo en España como lo estaba haciendo en Europa, los pinchazos de la temporada pasada acabaron por dinamitar el vestuario hasta el punto de ser una de las razones del técnico para su salida. "Para seguir ganando hace falta un cambio", dijo Zidane cuando acababa de ganar la tercera Champions pero echaba la vista atrás y veía los 14 puntos de diferencia en LaLiga con el Barcelona. Por último, esta temporada directamente todo el mundo sabía que la distancia sería insalvable cuando él llegó.

"Juventus, Bayern y Barcelona son los mejores equipos de la década". Esto no lo dijo el francés, sino Guardiola en unas declaraciones que sentaron como una amenaza en la casa blanca a un Madrid que recordaba las Champions como argumento contra el catalán. Sin embargo, el ahora director del Manchester City apuntaba hacia las ligas, donde gana el más regular y no el mejor en 13 encuentros. Quizás Zidane, en sus adentros, diese la razón a Pep. Porque su objetivo de remarcar LaLiga no hace sino que ir en la misma corriente, que el Madrid al final durante los últimos once años solo ha podido dos veces con un Barcelona y Messi muy superiores a 38 encuentros. Por cierto, un jugador argentino que esta temporada tiene entre ceja y ceja la Champions, el hábitat blanco. Será que al final unos desean lo que tienen otros y nadie se conforma con dominar solo una parcela.


Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.