Deportes

El Barcelona congela el fichaje de Antoine Griezmann por el riesgo económico que supone su llegada

  • El Atlético se ha remetido a su cláusula de rescisión de 120 millones
  • Aunque su ficha no sería como la actual (23 al año), sí que estaría cerca
  • Esto se suma a la estima que se tiene por él tras el culebrón de 2018
Foto: Cordon Press.

Antoine Griezmann ha dejado de ser una prioridad para el Barcelona. Cuando todo parecía indicar que el francés recalaría en la Ciudad Condal, la directiva de Josep María Bartomeu ha congelado su fichaje por el riesgo económico que implica. Su alta clausula de rescisión (120 millones de euros) y la ficha que cobraría el delantero (en el Atlético de Madrid se embolsaba alrededor de 23 'kilos' anuales) disparan la operación por un jugador, que además no tiene todo el favor del barcelonismo.

El traspaso 18/19 de Griezmann está cerca de superar al culebrón que el galo ya vivió el pasado verano. Tras anunciar que su deseo era salir del Metropolitano, todo hacía indicar que su fichaje por el Barça era cuestión de días. Sin embargo, la actualidad ha cambiado en el Camp Nou y con ella la prioridad en el mercado. Ya con la casi total seguridad de que Ernesto Valverde seguirá en el club, la Junta quiere dar continuidad al proyecto del Txingurri y no volverse loca con un fichaje de una estrella mundial.

Pese a que el delantero ha dejado clara su intención de marcharse del Atlético, el club rojiblanco no va a regalar a su '7' y por ello se ha remetido a su cláusula de rescisión. Todo el que quiera hacerse con Griezmann deberá pasar por caja y eso implica 120 millones, es decir, 20 más que la campaña pasada. Una cifra que en estos momentos, echa para atrás al Barcelona consciente de que sus cuentas no están como para derrochar y sí para mirar con lupa.

Además, el francés no vendría a cobrar poco. Aunque tiene claro que su ficha colchonera es prácticamente imposible que la asuma un grande europeo, tampoco quiere rebajar mucho su caché y se estima que pasaría a ingresar cerca de 20 'kilos' por campaña. Un salario que en el vestuario culé solo supera Messi y que tras los desembolsos en Jordi Alba, Busquets, Piqué o Vidal desgastaría aún más las arcas de Bartomeu.

De esta forma, en Can Barça se están pensado si es buena idea lanzarse a por el francés. Algo que se suma a la estima que tiene entre la afición, la directiva y la plantilla por el 'feo gesto' que hizo en 2018. Cuando Griezmann ya había acordado su traspaso al Camp Nou, el delantero se echó para atrás y esto no se olvida en la Ciudad Condal. Este mercado puede haber un intercambio de posiciones en un culebrón que eso sí, no tendrá documental para explicarlo. Por el momento, es Bartomeu el que ha congelado la operación.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin