Buscar

El Liverpool conquista su sexta Copa de Europa tras ganar al Tottenham

  • El Liverpool gana su sexta Copa de Europa gracias a los goles de Salah y Origi
  • El Tottenham mereció el empate por su insistencia en los minutos finales
Más noticias sobre:
Jordan Henderson levanta la Copa de Europa para el Liverpool. Imagen: EFE

Las finales no se juegan, se ganan. Este es el lema que ha seguido a rajatabla el conjunto de Jürgen Klopp. La final no pasará a la historia por el juego desplegado por parte de ambos equipos, sobre todo el del conjunto 'red', pero el Liverpool añade una nueva Copa de Europa a sus vitrinas, la sexta, tras ganar al Tottenham por 0-2 en el encuentro disputado este sábado en el estadio Wanda Metropolitano.

Los 'reds' son campeones tras un largo camino en el que han tenido que resucitar un par de veces para seguir vivos en la máxima competición de clubes. Primero en la fase de grupos, con una victoria agónica ante el Nápoles en la última jornada cuando ya estaba eliminado. Después dejó por el camino a Bayern, en octavos, al Oporto, en cuartos, y luego al Barcelona en una eliminatoria que pasó a los anales de la Champions tras remontar un 3-0 adverso. 

En la final del Metropolitano, el equipo del condado de Merseyside se adelantó en el gol posiblemente más tempranero en la historia de la Champions League. A los 24 segundos de partido, un centro de Mané dio en la mano de Sissoko tras tocar primero en su pecho. El árbitro no revisó la jugada en el monitor, el VAR confirmó el penalti y Salah anotó el gol desde los once metros tras batir a Lloris. Todo el trabajo realizado por los 'spurs' durante la semana se fue al traste en menos de treinta segundos. Esto lo cambió todo.

La final parecía arrancar de forma trepidante, pero poco a poco dio un giro de 360 grados que no cambió hasta el último tramo del partido. El encuentro se volvió feo, con los dos equipos sin arriesgar y sin proponer un mínimo juego elaborado. Muchos balones en largo y muy pocos pases filtrados. Ni Eriksen, ni Kane por parte 'spur'; ni Salah ni Firmino por parte 'red' aparecieron como nos tienen acostumbrados. Los únicos protagonistas fueron los centrales y laterales de los dos equipos.

Por el camino, alguna ocasión suelta. Primero Sissoko, con un disparo muy alto; luego Arnold, con un derechazo raso que se marchó fuera por poco; después un zurdazo de Robertson que obligó a Lloris a realizar la primera parada de la final; y finalmente un remate de Eriksen desde la frontal que no encontró portería. Con todo esto, el encuentro se fue al descanso con victoria del Liverpool por un tanto a cero. La posesión, eso sí, fue claramente para el Tottenham, con un 63%, pero no les sirvió absolutamente de nada.

En el inicio de la segunda mitad se esperaba algo más por parte de ambos equipos, pero no fue así. Los centrales volvieron a marcar el tempo del partido, pero nunca con síntomas de crear peligro. Los laterales del Liverpool fueron los más incisivos finalizando todas las jugadas de su equipo con buenos centros al área. Antes del minuto 60, Klopp retiró a Firmino, que no estuvo físicamente al 100%, para dar entrada a Origi, el hombre que pasará a la historia de la sexta Copa de Europa de los 'reds'.

Antes, Pochettino, al que no le quedaba otra, metió al campo a Lucas Moura, el héroe de la semifinal ante el Ajax, para que le diera otro aire a su equipo. Y así fue. El brasileño fue clave con su juego directo, enérgico y desequilibrante. El Tottenham fue encontrando los espacios que nunca tuvo y empezó a llegar con cierta claridad al área de Alisson, siempre acertado. El Liverpool pudo evitar esta agonía con un disparo de Milner desde la frontal que se fue rozando el palo.

Los últimos minutos fueron un asedio constante del Tottenham, pero ni Alli por dos veces, ni Kane, ni Son ni Moura estuvieron acertados ante un Alisson que crecía y que se iba erigiendo como salvador 'red' junto con un imperial Van Dijk, nombrado 'MVP' de la final. Pero fue el Liverpool el que marcó el segundo por medio de Origi, que aprovechó un rechace dentro del área para cruzar el balón con su pierna menos buena y hacer inútil la estirada de Lloris. Otra vez aparecía el belga con un gol clave, como también lo fueron el tercer y cuarto tanto en la eliminatoria ante el Barcelona.

Final del partido y el Liverpool se proclamó campeón de Europa por sexta vez en su historia. Henderson, capitán 'red', levantó la 'Orejona' ante el delirio de los aficionados, que empezaron a cantar el himno más bonito en el mundo del fútbol: "You'll never walk alone".

FICHA TÉCNICA

TOTTENHAM: Lloris; Trippier, Alderweireld, Vertonghen, Rose; Sissoko (Dier, min. 74), Winks (Lucas Moura, min. 65); Dele Alli (Llorente, min. 81), Eriksen, Son; y Kane.

LIVERPOOL: Alisson; Alexander-Arnold, Matip, Van Dijk, Robertson; Wijnaldum (Milner, min. 62), Fabinho, Henderson; Mané (Gomez, min. 89), Firmino (Origi, min. 58) y Salah.

Goles:

0-1, min. 2: Salah.

0-2, min. 87: Origi.

Árbitro: Damir Skomina (SLO).

Estadio: Wanda Metropolitano, 67.829 espectadores.


Comentarios 2

#1
02-06-2019 / 09:03
miguel
Puntuación -1

Ha sido un robo del arbitro,el penalti no era penalti,la pelota no le da en el brazo y si le hubiera dado era de manera involuntaria.

#2
02-06-2019 / 09:03
miguel
Puntuación -1

Ha sido un robo del arbitro,el penalti no era penalti,la pelota no le da en el brazo y si le hubiera dado era de manera involuntaria.