Desastres naturales

El presidente ruso ordena proteger del fuego los centros nucleares y bases militares

Moscú, 4 ago (EFE).- El presidente ruso, Dmitri Medvédev, ordenó hoy reforzar la seguridad de los centros nucleares, bases militares e instalaciones estratégicas en la parte europea del país, afectada desde hace días por graves incendios forestales.

Medvédev regresó del mar Negro a Moscú para reunir el Consejo de Seguridad del Kremlin, al que dio 48 horas para presentarle una nueva lista de instalaciones estratégicas y planes para garantizar su seguridad.

"Las instalaciones estratégicas suscitan preocupaciones. Tenemos infraestructuras extraordinariamente peligrosas, ante todo las bases del Ministerio de Defensa, depósitos y arsenales de armas y municiones", declaró el jefe del Kremlin, según las agencias rusas.

El líder ruso declaró el lunes el estado de emergencia en siete regiones de la parte europea del país más afectadas por el fuego, que ha arrasado ya más de 650.000 hectáreas de superficie boscosa y se ha cobrado la vida de 48 personas.

La mayor preocupación del Ministerio de Emergencias, encargado de combatir el fuego con ayuda del Ejército, era el Centro Nuclear Federal de Sárov, antiguo Arzamás-16, que acoge plantas de fabricación de armas atómicas y un instituto de física experimental.

Al respecto, el jefe de la agencia atómica rusa Rosatom, Serguéi Kiriyenko, aseguró a Medvédev que del Centro, situado a 500 kilómetros de Moscú, ya se ha retirado todo el material radiactivo, por lo que no hay riesgo de accidente o fuga debido a los incendios forestales.

Kiriyenko subrayó que "se puede garantizar que, incluso en casos extremos, con vientos huracanados, a niveles de desastre natural, no hay ninguna amenaza para la seguridad nuclear, ni para la seguridad radiactiva, ni de explosiones, ni de consecuencias ecológicas en el territorio del Centro", según Interfax.

Por otra parte, Medvédev destituyó hoy a varios altos cargos de la Armada por el incendio que la semana pasada arrasó numerosas instalaciones y almacenes de una base naval situada en Kolomna, a las afueras de Moscú.

En concreto, cesó de sus funciones al jefe de Intendencia y Retaguardia de la Armada, almirante Serguéi Serguéyev; al comandante y a dos subcomandantes de la aviación de la Marina de Guerra, y al jefe de la base 2512, donde ocurrió el incendio el pasado jueves.

Asimismo, hizo sendas advertencias al comandante en jefe de la Armada, almirante Vladímir Visotski, y al jefe del Estado Mayor naval, almirante Alexandr Tatárinov, por falta de idoneidad para el cargo.

El incendio en la base arrasó su estado mayor, el departamento financiero, 13 depósitos con equipos de aviación, 17 aparcamientos al aire libre con vehículos militares y dos talleres mecánicos.

Según la prensa, en total habrían sido pasto de las llamas hasta 200 aviones y helicópteros, aunque el Ministerio de Defensa desmintió ese extremo.

"Como ministro, tome bajo su control directo la situación (en las instalaciones militares). Celebre una reunión con la plana mayor del ministerio y advierta de que si algo vuelve a arder, responderán todos", dijo Medvédev al titular de Defensa, Anatoli Serdiukov.

Entre otras preocupaciones, el viceprimer ministro, Ígor Sechin, informó de que en la zona afectada se encuentran 89 refinerías que no están equipadas para prevenir los incendios.

Además, en la reunión se anunció que tan solo en dos de las regiones en alerta se encuentran veinte centros penitenciarios, que Medvédev ordenó evacuar en caso de emergencia.

El líder ruso advirtió también de que el Gobierno del primer ministro, Vladímir Putin, y los gobernadores regionales tendrán que rendir cuentas sobre su gestión una vez que termine la temporada de incendios.

Asimismo, ordenó a la Fiscalía investigar todos los casos de negligencia de los funcionarios, y pidió al Ministerio del Interior que haga todo lo posible para prevenir manifestaciones de descontento por parte de los damnificados.

Según las autoridades, los incendios han arrasado pueblos enteros y han destruido 1.910 casas de madera con una superficie habitable total de 60.000 metros cuadrados, dejando sin techo a unas 3.500 personas.

En las últimas veinticuatro horas en el país se declararon 403 incendios en bosques y 13 fuegos en yacimientos de turba, combustible vegetal altamente inflamable y difícil de apagar.

Actualmente, en Rusia hay 520 incendios activos en una superficie de 188.500 hectáreas.

Por su parte, la organización ecologista Greenpeace denunció la eliminación de la figura del guardabosques en Rusia, país que acoge el 23 por ciento de la superficie boscosa del planeta.

"Se eliminaron más de 70.000 puestos de guardabosques. Ahora, no hay nadie que se encargue de la vigilancia de los montes, sólo funcionarios en sus oficinas", aseguró a Efe Alexéi Yaróshenko, experto de Greenpeace.

Yaróshenko explicó que la ley forestal aprobada en 2006 eliminó la figura del guardabosques, la aviación forestal y entregó la responsabilidad de la protección de los bosques a las regiones y los arrendatarios.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin