Desastres naturales

Javier Fernández dice que Adzuba simboliza lucha por los derechos de la mujer

Oviedo, 3 sep (EFE).- El presidente del Principado, Javier Fernández, ha asegurado hoy que la concesión del Premio Príncipe de la Concordia 2014 a la periodista congoleña Caddy Adzuba reconoce la lucha por los derechos y contra la violencia de las mujeres, que en el caso de África se manifiesta con una crudeza y brutalidad mayor.

"Es un reconocimiento a lo que hace en defensa de los derechos de las mujeres en uno de los países del mundo en el que están siendo violentados de forma más dramática", ha señalado Fernández, que ha presidido el jurado que hoy ha fallado este galardón en Oviedo.

Entre los miembros de este jurado, integrado en su mayor parte por patronos de la Fundación Príncipe de Asturias, también se encontraba el presidente del Parlamento asturiano, Pedro Sanjurjo, que ha incidido en que el premio reconoce el trabajo de una periodista que se ha significado por la defensa de la dignidad y la libertad en un territorio en guerra.

Ha afirmado que el jurado ha pretendido además ir más allá del reconocimiento personal de esta mujer, "que de forma arriesgada ha trabajado en defensa de los derechos de las mujeres", al querer hacer visible una problemática social que interesa a toda la humanidad y especialmente a la sociedad europea.

El presidente de Mapfre, Antonio Huertas, también ha destacado el "valor de la lucha por la defensa de los derechos de las mujeres en todo el mundo" mientras que el empresario Antonio Basagoiti ha incidido en que el galardón "busca la defensa de la protección y la dignidad de la mujer en todo el mundo, sea de la raza que sea y se dedique a lo que se dedique".

La presidenta del puerto gijonés de El Musel, Rosa Aza, ha reconocido que se trata de "una mujer arriesgada y valiente" que destaca especialmente "por lo que simboliza: la lucha contra lo que se hace sistemáticamente a las mujeres en diferentes países del mundo".

Según Aza, en muchos países africanos se está haciendo un ataque sistemático a las mujeres porque son motores de cambio y cuando no interesa que se cambie, se propicia su destrucción moral y física.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin