Desastres naturales

Viena implanta el 'redondeo solidario' para ayudar a la Fundación Maragall

Barcelona, 16 dic (EFE).- La cadena de restaurantes Viena ha implantado en todos sus establecimientos de Cataluña y Valencia el 'redondeo solidario', una iniciativa desarrollada por la empresa Worldcoo que permite a los clientes redondear el importe de sus pedidos y donar los céntimos de más a la Fundación Pasqual Maragall.

La campaña se puso en marcha hace algo menos de un mes y en este período han colaborado con ella más de 113.000 clientes, que han destinado unos 43.000 euros a esta fundación, que desde hace una década se dedica a la investigación del Alzheimer, enfermedad neurodegenerativa que afecta a 46 millones de personas en todo el mundo y para la que no existe cura.

Este proyecto solidario estará operativo hasta el próximo mes de marzo y todo el dinero donado se destinará a la nueva Unidad de Investigación Clínica en Prevención de la Demencia, que ha iniciado un estudio pionero para analizar el riesgo de desarrollar demencia a cinco años vista.

Fue Sergi Figueres, cofundador y director general de Worldcoo, quien se puso en contacto con los responsables de Viena para ofrecerles la posibilidad de aplicar el 'redondeo solidario' a través de su tecnología y poder colaborar así con una entidad u ONG de una manera "fácil, transparente y escalable".

En una entrevista con Efe, el consejero delegado y director general de Viena, Marc Siscart, explica que no dudó en unirse al proyecto, que "encaja perfectamente con los valores de la compañía", como tampoco en elegir a la Fundación Pasqual Maragall, impulsada por el expresidente de la Generalitat y exalcalde de Barcelona, enfermo de Alzheimer, como destinataria de las donaciones de sus clientes.

"Pensamos que era un 'partner' ideal. Llevan diez años trabajando en la lucha contra el Alzheimer y dan luz y esperanza a las personas afectadas por esta enfermedad", explica Siscart, que subraya que la credibilidad de esta entidad "está fuera de toda duda" y realiza una labor humana y científica "brutal".

El funcionamiento del 'redondeo solidario' es sencillo: cuando un cliente de Viena va a pagar con tarjeta, el terminal le pregunta si desea redondear el importe de su compra y destinar el dinero de más -un máximo de 50 céntimos por persona- a ayudar a la Fundación Pasqual Maragall.

El proceso se realiza de forma totalmente anónima y transparente, ya que las donaciones van directamente a la Fundación: "Nosotros ponemos la operativa, el canal, pero el dinero ni lo vemos ni lo tocamos", recalca Siscart.

Cristina Maragall, portavoz de la Fundación e hija de Pasqual Maragall, se muestra agradecida de poder participar en esta iniciativa y asegura que todo lo recaudado se destinará a la Unidad de Investigación Clínica en Prevención de la Demencia, que recientemente ha puesto en marcha un estudio para analizar el riesgo de que personas que empiezan a notar problemas de memoria, concentración, orientación o lenguaje acaben desarrollando una demencia en un plazo de cinco años.

El estudio, que tiene una duración de tres años, cuenta por ahora con 400 voluntarios de entre 60 y 80 años, pero las donaciones de los clientes de Viena permitirán ampliar la base del ensayo, con el que se ofrecieron a colaborar más de 2.000 personas, según detalla Maragall.

La Fundación Pasqual Maragall, presidida por Diana Garrigosa, esposa del expresidente catalán, es una entidad privada que cuenta con un centro de investigación, el BarcelonaBeta Brain Research Center, donde trabajan más de 50 investigadores, y con más de 2.000 socios que contribuyen económicamente a la continuidad del proyecto, que se nutre también de donaciones y ayudas de convocatorias públicas.

De ahí que sean tan importantes colaboraciones como las de Viena y Worldcoo: "Todo suma", afirma Cristina Maragall, que se muestra optimista respecto al avance en la investigación del Alzheimer.

"La esperanza es absoluta. El problema -señala- es el reloj de la investigación, que todos quisiéramos que avanzara más rápido".

Marc Siscart se muestra también muy satisfecho con los resultados de esta campaña solidaria y, aunque la colaboración con la Fundación Pasqual Maragall durará, en principio, hasta marzo, no descarta seguir trabajando con Worldcoo para ayudar a otras entidades.

"Es el principio de una buena amistad, nos ha gustado mucho la iniciativa y haremos más cosas juntos, ya que es una idea que va mucho con nosotros", remarca el máximo responsable de Viena.

Según Sergi Figueres, Viena es la primera empresa de restauración en España que pone en marcha el 'redondeo solidario', iniciativa a la que por ahora se han adherido compañías de otros sectores como la cadena de supermercados Condis o las zapaterías Querol.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin