Motor ecológico

Coches eléctricos, muchos problemas aún por resolver

Según todos los estudios, en veinte años uno de cada diez vehículos que circule por nuestras carreteras será eléctrico. Así que no es para tanto y es la novedad de todos los grandes constructores a la vez presentando sus coches "limpios" lo que nos hace pensar que las ventas de este tipo de automóviles se van a disparar y, de aquí a nada, todos electrificados.

Lo que sí que es cierto es que son los propios gobiernos europeos los que están propiciando y auspiciando que estos vehículos vean la luz. Y puesto que hay que predicar con el ejemplo, son precisamente esos gobiernos los que compondrán la base del negocio, al menos en un primer instante.

Los coches eléctricos son para ricos. Ni más, ni menos, y así será durante bastantes años.

Las infraestructuras necesarias para generalizar las cargas de batería debieran ser de proporciones gigantescas y mientras una carga completa (para disponer del máximo de la aún escasa autonomía) dure horas, es necesario que el dueño del coche tenga la facilidad de dejar el coche cargando mientras duerme; es decir, al lado de un punto de carga que reuna las necesarias condiciones de seguridad. Y eso en las grandes ciudades no es nada fácil.

Usar baterías

De momento, para todos aquellos a los que el "plug-in" se les pone cuesta arriba, existe otra posibilidad que, al menos en estos comienzos de la electricidad, será una de las soluciones más viables. Se trata, ni más ni menos, que del cambio de batería, una acción que se puede realizar, por su sencillez, no sólo en las estaciones de servicio, sino también en los propios concesionarios. La batería no nos pertenece y pagamos su uso únicamente. Ya hay empresas que están trabajando en este sentido y además lo hacen en colaboración con los grandes fabricantes de automóviles.

En este caso, el tiempo de espera es mínimo y sí puede salirnos rentable. No olvidemos que, como con el móvil (y el ordenador portátil, la cámara de fotos, etc), hay que estar pendiente de la batería que nos queda si no queremos quedarnos tirados.

comentarios2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

Comentarios 2

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Cefe
A Favor
En Contra

El coche concebido y producido como un amplificador de las exhibiciones del primate que continuamos siendo, tiene los días contados. No es solo que el motor térmico de gran potencia quemando petróleo sea, viendo ya las orejas al lobo, algo extratemporal, sino que el binomio que asocia (movimiento+"representación") con el que se hace pagar a la geobioquímica del Planeta un precio que, obviamente, es algo que no puede continuar.

El coche eléctrico, puede ser algo orientado al transporte de corta distancia, será algo ligero (no hace falta una vehículo de más de una tonelada para transportar 70 kilos de masa humana) y a velocidad menor de 80 Kms/h, y alimentado fundamentalmente por energía solar fotovoltaica, con baterías de más capacidad que las actuales. Los construtores de automóviles deben ir en esa dirección. Puede que la alta velocidad, el "reprise", el lujo oriental, el equpamiento, el peso, y todas esas cosas por las que se había apostado en el pasado sigan por breve tiempo produciendo ventas, pero a los PseudoTodoTerrenos o los Cadillacs, les queda poco tiempo.

Puntuación -1
#1
TheCube
A Favor
En Contra

me voy a guardar este articulo en el memory pen, para releerlo dentro de un par de años y comentarlo con algun amigo echando unas risas por lo rapido que pasan diez años...

Puntuación 1
#2