Buscar


Bolonia no mejorará la calidad universitaria, según un profesor de Oxford

EFE
2/07/2008 - 7:06

Lleida, 2 jul (EFE).- El profesor de la universidad inglesa de Oxford Brookes y reconocido experto en docencia universitaria, Graham Gibbs, ha asegurado hoy que el Proceso de Bolonia en el que están inmersas las universidades europeas no ayudará a mejorar la calidad de los centros.

Gibbs, que fue director del Oxford Learning Institute de la Universidad de Oxford, ha impartido hoy una conferencia en el marco del V Congreso Internacional sobre Docencia Universitaria e Innovación que esta mañana ha empezado en Lleida y durante la cual ha mostrado su "escepticismo" con respecto a dicho proceso de unificación del sistema universitario.

Según Gibbs, el Proceso de Bolonia supondrá un "cambio de organización de las universidades y un exceso de normas burocráticas, pero no afectará positivamente a la calidad de la enseñanza".

"Es un proceso equivocado si lo que se pretendía era mejorar la universidad. Para conseguir esto no hacía falta cambiar el sistema burocrático y de organización, sino realizar un cambio de mentalidad en colaboración con los estudiantes", ha explicado.

Para Gibbs, el papel del alumnado es relevante no sólo a la hora de llevar a cabo dicho cambio que propone desde dentro del sistema universitario sino también como parte esencial de la innovación educativa.

"Los estudiantes pueden aportar una visión muy valiosa al tener un punto de vista diferente, se ha de contar con ellos en los diferentes departamentos y órganos de las universidades", ha afirmado el profesor.

Gibbs ha explicado asimismo que, para poder realizar ese cambio, las universidades tienen que gozar de una mayor libertad para poder liderar proyectos docentes y de investigación y tener autonomía para decidir en qué ámbitos quieren destacar.

Pero para Gibbs esta autonomía no debería tener falta, sin embargo, de un mínimo control que él propone que se lleve a cabo a través de un sistema similar al que ya se aplica en Inglaterra o Australia y que pasaría por retener el 5% del presupuesto que se da a las universidades y si cumplen los objetivos marcados se les devuelve.

Mejorar la formación docente, permitir que los profesores tengan más tiempo para investigar y que otros se dediquen exclusivamente a la docencia, crear sistemas de promoción del personal de las universidades, son otras de los cambios que Gibbs propone para mejorar la calidad docente y la innovación.

El congreso de Lleida que durará hasta el día 4 cuenta con unos 800 participantes de 106 universidades de Europa y América Latina. EFE

Contenido patrocinado

Otras noticias