Educacion

El Consejo del Estudiantado denuncia que la universidad ya no es un ascensor social

Barcelona, 20 oct (EFE).- El Consejo del Estudiantado de las Universidades Catalanas (CEUCAT) ha afirmado hoy que estudiar en el sistema universitario catalán ha dejado de servir como ascensor social y que no existe una igualdad de oportunidades a la hora de cursar una carrera universitaria.

En una rueda de prensa en la facultad de Filología de Universidad de Barcelona (UB), representantes de CEUCAT han presentado un informe en el que han señalado que las condiciones de acceso a grado y máster no son las mismas y que, en el caso de los cursos de postgrado, no hay una igualdad de oportunidades.

"Las clases altas cada vez están más representadas en la universidad en detrimento de las de renta baja, y para nosotros es un motivo de emergencia social", ha alertado el coordinador de CEUCAT, Lluís Forcadell, que ha denunciado las diferencias en las condiciones de acceso entre las titulaciones de grado y máster.

"Es mucho más barato estudiar un grado, con un precio máximo de 39,53 euros por crédito, que estudiar un máster, que puede suponer hasta 65,87 euros por crédito", ha explicado Forcadell, hecho que puede llegar a implicar una diferencia de unos 1.500 euros por curso.

En este sentido, CEUCAT ha exigido equiparar con urgencia las condiciones de acceso "tanto en precios, becas y ayudas" de máster con las de grado, una medida que, según el consejo estudiantil, tendría un coste estimado de entre 15 y 18 millones de euros.

"Es una cuestión de voluntad política y creemos que estos 15-18 millones estarán en los nuevos presupuestos de la Generalitat", ha afirmado Forcadell, que ha subrayado la importancia de que se destinen fondos públicos para reducir los precios de los cursos de postgrado.

Igualmente, el Consejo del Estudiantado ha instado a reducir los precios de las matrículas de las enseñanzas universitarias en un 30 % para garantizar el acceso a los estudiantes de renta baja y media, hecho que, según la organización, costaría unos 80 millones de euros.

El representante de CEUCAT también ha asegurado que "los estudiantes de clase alta tienen un fácil acceso al máster y esto les reporta buenas condiciones laborales en el futuro", y ha añadido que las dificultades de los estudiantes de clase de renta baja y media generan un "estancamiento social".

"Es el máster el que garantiza el acceso a puestos de trabajo de alta cualificación", ha dicho Forcadell, que ha apuntado que hay una asociación entre nivel de titulación y nivel de ingresos, ya que "mayoritariamente los estudiantes que han acabado un máster tienen un salario superior a los 2.000 euros".

Según los datos presentados por CEUCAT, el 37,3 % de los universitarios que han finalizado sus estudios de grado tienen una remuneración mensual bruta de más de 2.000 euros, una cifra que se eleva hasta el 51,22 % en el casos de las personas que tienen un título de máster.

Además, Forcadell ha señalado que también existe una relación entre el nivel de titulación y el nivel de las funciones desarrolladas en el mundo laboral.

"Más de un 90 % de los estudiantes de máster tienen trabajos que están relacionados con su formación, mientras que en un grado el porcentaje es solamente del 78 %", ha aseverado el coordinador de CEUCAT.

Asimismo, el informe confirma que compaginar trabajo y estudios repercute sobre el expediente académico y que, "a medida que se dedican más horas a trabajar, el rendimiento académico disminuye".

"Las posiciones socioeconómicamente de partida más altas son las que tienen mejor rendimiento académico, cosa que nos hace pensar que realmente no hay una igualdad de oportunidades en el mundo universitario", ha sentenciado el portavoz estudiantil.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin