Buscar


El largo camino a la visibilidad trans en la Universidad

EFE
25/06/2017 - 11:31

Madrid, 25 jun (EFE).- El derecho a ser llamado en la Universidad con el nombre correspondiente al género con el que se identifica un alumno, aunque no conste así en el DNI, es una reivindicación histórica del colectivo transexual, pero que se abre camino muy poco a poco y de forma diferente según las comunidades autónomas.

El nombre que aparece en el carné universitario o en el listado de clase es algo natural para cualquier alumno, pero se puede convertir en una "auténtica pesadilla" para los transexuales si no consiguen ser llamados tal y como se sienten.

Lo afirma a Efe el profesor de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Barcelona Diego Marchante, que consiguió tras años de lucha un protocolo en este sentido en su centro, y en las comunicaciones oficiales del ámbito universitario se le llama según el género con el que se identifica, el masculino.

En su caso -"tuve mucha suerte"- contó con el apoyo de sus compañeros, quizá porque "en la historia del arte hay referentes", dice.

Y aunque Marchante no desea tener "un currículo de dos personas", todavía no ha pedido el cambio de nombre en el DNI pues no quiere renunciar a "su pasado de investigación en femenino".

Destaca que no es que haya autonomías o centros universitarios "pioneros" sobre este tema, sino que "son pioneras las personas trans que reivindican sus nombres", y añade: "la Universidad ha sido también una de las áreas de lucha".

Recuerda que el próximo octubre se cumplen diez años de la primera manifestación a favor de los derechos de los transexuales en España, que tuvo lugar en Barcelona y, precisamente, el Consejo Interuniversitario de Cataluña (integrado por doce universidades) ha aprobado un protocolo pionero para la no discriminación de personas transgénero, intersexuales y transexuales.

Velará para que las personas de estos colectivos sean llamadas con el nombre correspondiente al género con el que se identifican.

En universidades de la Comunidad de Madrid también se atiende este tema, como ocurre en la Complutense (UCM), donde existe la Oficina de Diversidad Sexual e Identidad de Género.

"La UCM entiende que las personas trans tienen el derecho a ser tratadas de acuerdo con su identidad de género y a expresarla libremente en cualquier ámbito social y educativo, por lo que pondrá los medios para que así ocurra en todas las actividades, espacios, relaciones y documentos académicos", señala la UCM en su web.

La Universidad de Zaragoza trabaja en un protocolo para unificar medidas de apoyo a alumnos transexuales, a los que facilitar su adaptación y bienestar.

Al no existir una norma autonómica (está en tramitación la ley aragonesa de identidad y expresión de género e igualdad social y no discriminación), la Universidad ha lanzado una encuesta entre la comunidad universitaria. Con su resultado, una mesa de trabajo creará un protocolo que se quiere implementar en septiembre.

En las universidades públicas de la Comunidad Valenciana ya aplican, de manera interna, medidas que favorecen los derechos individuales derivados de la identidad y expresión de género.

Además, la Ley integral del Reconocimiento del Derecho a la Identidad y Expresión de Género en la Comunidad Valenciana establece que las universidades tienen la obligación de adaptarse al protocolo establecido por la Consejería de Educación para la atención del alumnado trans.

En Andalucía, la Universidad de Málaga cambia los nombres de alumnos transexuales amparada por un decreto de la Junta en lo que se refiere a listas, notas o carnés, aunque a la hora de expedir el título oficial se indica el nombre que consta en el DNI.

En la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria se singulariza cada caso, procurando el trato administrativo que escoge cada estudiante.

Los alumnos son los que indican sus preferencias en el trato que desean recibir y la universidad prioriza esa información en detrimento a los aportados en el DNI.

La universidad de Las Palmas ultima un protocolo específico sobre este tema para su próxima aprobación.

Por el contrario, no existen protocolos en universidades como la Pública de Navarra, aunque sí ha habido un caso de una persona que ha pedido el cambio de nombre y se ha atendido de manera individual y "sin mayor problema" a través de la Unidad de Acción Social.

No tienen normativa propia ni han registrado ningún caso de petición universidades como la de Castilla-La Mancha (UCLM) ni hay reglamentación en las universidades vascas (País Vasco, Deusto y Mondragón).

Lo mismo ocurre en la Universidad de La Rioja y en la Universidad Internacional de La Rioja, ya que sus alumnos son matriculados con el nombre que figura en su documentación oficial.

En ninguna de las universidades públicas de Castilla y León existe normas que regulen de forma expresa el cambio de nombre de las personas transexuales, pero aducen que no existe ningún problema para ello, como ha sucedido, por ejemplo, en la Universidad de Valladolid, donde se dio en una ocasión y el proceso se desarrolló con total normalidad.

Desde la Federación de Asociaciones de Estudiantes Progresistas (Faest), su presidente, Alejandro Delgado, dice a Efe que es "muy positivo" que las universidades vayan aceptando "la realidad" de los transexuales, pero critica que siga siendo "una cuestión de cada universidad".

Debería abrirse este tema en la Conferencia de Rectores CRUE para que se adapten todos los centros universitarios, añade.