Buscar


Estudiantes de la UPC preparan un cohete para ir al espacio en 2022

EFE
20/11/2017 - 15:55

Terrassa (Barcelona), 20 nov (EFE).- Cerca de 20 estudiantes de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC) trabajan en el diseño de un cohete para ir al espacio en 2022 y ser los primeros alumnos universitarios en alcanzar esta hazaña.

Los estudiantes, que forman parte del equipo Cosmic Research, han presentado hoy su proyecto en una rueda de prensa celebrada en la Escuela Superior de Ingenierías Industrial, Aeroespacial y Audiovisual de Terrassa (ESEIAAT) de la UPC.

Cosmic Research está formado por una veintena de estudiantes de diversas disciplinas provenientes del ESEIAAT, de la Escuela Técnica Superior de Telecomunicaciones de Barcelona (ETSETB) y de la Facultad de Informática de Barcelona (FIB) del mismo centro universitario.

Los estudiantes llevan un año y medio trabajando en este proyecto y ya han construido cohetes más reducidos para realizar ensayos y que han bautizado con nombres de mujeres astronautas para rendirles homenaje.

Uno de estos aparatos ha sido bautizado con el nombre de Resnik, en memoria de Judith Arlene Resnik, la mujer astronauta que murió en la misión Challenger en 1986, y con el cual los estudiantes han llevado a cabo lanzamientos exitosos.

El Resnik, con una longitud de 2,5 metros, ha despegado en tres ocasiones desde Alcolea de Cinca (Huesca) y se ha elevado hasta dos kilómetros de altura en solo 2 minutos, a una velocidad de unos 1.000 kilómetros por hora.

"Resnik ha servido para demostrar que podemos llevar la teoría y los números a la práctica y a una cosa real", ha afirmado uno de los estudiantes del proyecto, Manel Caballero, que añade que este primer cohete incorpora electrónica y telemetría de doble banda que permite enviar datos y señales a una estación de control.

Por ahora, los cohetes no se pueden lanzar a más distancia "por razones de seguridad del espacio aéreo", y en estos momentos, Cosmic Researh trabaja en el diseño y construcción del cohete que se utilizará para realizar el último ensayo, en otoño de 2018, antes del lanzamiento definitivo de 2022.

El nuevo cohete se llamará Bondar, en honor a la primera astronauta canadiense Roberta Bondar, que participó a la misión Discovery en 1992, el aparato tendrá 3 metros de longitud y será lanzado a 15 kilómetros de altura.

Esta aparato integrará sistemas de telemetría más complejos y servirá para ensayar un nuevo combustible de fabricación propia, menos contaminante y hecho a base de nitrato de amonio.

"Hasta ahora solo las grandes empresas y los gobiernos han alcanzado estas hazañas y la población ve lejos este mundo, pero queremos demostrar que unos estudiantes con dedicación y recursos propios pueden llegar a tocar las puertas del espacio, cambiando la perspectiva de mucha gente", ha explicado otro de los estudiantes, Alberto Pulido.

"El cohete siempre ha sido el icono de la carrera espacial y queremos convertirnos en el primer grupo de estudiantes en diseñar y construir un aparato que llegue al espacio", ha afirmado Pulido, que añade que hay pocos grupos de alumnos universitarios en el mundo que estén en estos momentos trabajando para alcanzar esta meta.

El cohete definitivo que se enviará en 2022 al espacio pesará entre 200 y 230 kilos y tendrá 6 metros de longitud, deberá alcanzar los 100 kilómetros de altura y superar la barrera del sonido, con una capacidad de carga adicional de cerca de 10 kilos que se usará para finalidades científicas.

En este sentido, los estudiantes sopesan la posibilidad de añadir al cohete nueva electrónica, enviar microsatélites al espacio, llevar a cabo experimentos de microgravedad o usarlo para fines meteorológicos, como el control de nubes o del granizo.

"El interés por la carrera espacial ha decaído y la opinión pública ya no valora los que supone para la ciencia y el progreso de la humanidad la conquista del espacio, y queremos revitalizar el interés de la sociedad por el espacio y contribuir a comprender mejor el universo", ha afirmado Pulido.

Cosmic Research, que se enmarca en el programa Inspire del ESEIAAT, coordinado por David González, también busca compartir el conocimiento que se genere con esta aventura en el campo académico, y el grupo ya valora otros puntos de España y Europa para llevar a cabo el lanzamiento de los nuevos cohetes.

Los estudiantes han impulsado una campaña para recaudar fondos, ya que el cohete definitivo requerirá un presupuesto de más de 40.000 euros, el 90 % del cual se destinará a combustible, mientras que ya se cuenta con el patrocino de TeXtreme, Albedo, Freixenet, Irideon, Ansys y del Ayuntamiento de Terrassa.

Contenido patrocinado

Otras noticias