Buscar


La Rey Juan Carlos crea un nuevo reglamento para fiscalizar todas sus cuentas

EFE
13/11/2018 - 17:59

Móstoles, 13 nov (EFE).- La Universidad Rey Juan Carlos (URJC) ha aprobado un nuevo Reglamento de la Función de Control Interno con el objetivo de someter a una fiscalización previa, un control financiero permanente y a auditorías externas e internas a las cuentas de la universidad y todos sus centros asociados.

Este nuevo reglamento, publicado en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid (BOCM) el 22 de octubre, pretende atajar irregularidades como las presuntamente cometidas por el exdirector del Instituto de Derecho Público Enrique Álvarez Conde, quien está siendo juzgado por malversación de fondos en el Juzgado de Instrucción número 34 de Madrid por el escándalo de los másteres cursados por la expresidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, la exministra de Sanidad, Carmen Montoro o el presidente del PP, Pablo Casado.

Para ello, el nuevo reglamento contempla tres pilares principales, para los cuales se exige "colaboración plena" a todos los organismos y personal dependiente del centro: fiscalización previa, control financiero permanente y auditorías externas e internas.

Según el reglamento, la fiscalización previa será llevada a cabo por la Intervención General de la Universidad, un órgano que, pese a ser creado en 2002, no tenía claramente delimitadas sus funciones, algo que se especifica de manera más pormenorizada en el nuevo reglamento, además de otorgarle "un mayor grado de independencia".

El control financiero permanente tiene por objeto "verificar de forma continua que la gestión financiero-económica se adecúa a los principios de legalidad y buena gestión", según recoge el propio reglamento, que establece "el adecuado registro y contabilización de la totalidad de las operaciones realizadas por cada órgano y su fiel reflejo en las cuentas y estados".

Esta última circunstancia no ocurría en el caso del ya liquidado Instituto de Derecho Público, donde Álvarez Conde, como denunció la propia universidad en el Juzgado número 34, operaba como un ente autónomo, sin estar sometido a un control de las cuentas por parte de la universidad.

Por último, el nuevo reglamento establece una auditorías tanto internas como externas, las cuales tendrán un carácter financiero, de cumplimiento, operativo, de programas presupuestarios y planes de actuación y de sistemas y procedimientos de gestión.

Una de las principales consecuencias de este nuevo reglamento es que el control económico, además de afectar a los fondos procedentes de la caja de la propia universidad, se extenderá a las actividades de todos los centros, institutos u otras entidades adscritas a la URJC en los términos que prevea el convenio de adscripción.

Además de estos filtros económicos, la universidad también establece en su nuevo reglamento la realización de inspecciones para "identificar y clasificar riesgos y establecer mecanismos internos de prevención, gestión y control en el ámbito más estrictamente docente", algo ya adelantado en septiembre por la universidad.

Para ello, la URJC ya ha anunciado recientemente la creación de un Vicerrectorado de Calidad, Etica y Buen Gobierno y de una Oficina de Transparencia, Participación y Buen Gobierno, con el objetivo de "garantizar las buenas prácticas dentro del centro público de estudios superiores".

En paralelo, también se está elaborando un Código Etico para intentar "devolver a la URJC el prestigio perdido" tras los escándalos de los másteres.

Contenido patrocinado

Otras noticias