Educacion

La UPC ha desarrollado un nanosatélite que se lanzará al espacio la semana próxima

Barcelona, 21 nov (EFE).- El Laboratorio de Cargas Útiles y Pequeños Satélites (NanoSat Lab) de la Universidad Politécnica de Catalunya (UPC) ha desarrollado el nanosatélite Cat-1, que se lanzará la semana que viene desde la India.

El nanosatélite ha sido desarrollado en unas nuevas instalaciones que cuentan con el único equipamiento de España en el ámbito universitario en el que se pueden validar en condiciones limpias los componentes y la tecnología que viaja al espacio a bordo de estos pequeños satélites.

Los nanosatélites son satélites de "dimensiones muy reducidas, con forma de cubo cuyos lados tienen unos 10 centímetros de longitud, con un peso de entre 1 y 10 kilogramos y cuyas prestaciones son muy parecidas a las de los grandes satélites", han explicado los investigadores y responsables del laboratorio Adriano Camps y Eduard Alarcón.

El NanoSat Lab nació en 2007 y las nuevas instalaciones cuentan con aparatos para testar, medir y calibrar que ya estaban en las anteriores, como la cámara de vacío y la mesa de vibraciones a las que se someten los diferentes componentes que se construyen y que deberán formar parte del nanosatélite, pero en un único entorno controlado, ha explicado Camps.

Se trata de una "sala blanca donde se asegura que los parámetros ambientales como las partículas y polvo contaminantes del aire, el flujo o presión del aire, están por debajo de un determinado nivel de contaminación, ha detallado el científico.

Eduard Alarcón ha explicado que el laboratorio es un "espacio de docencia" donde se han formado entre 140 y 150 estudiantes procedentes de varias carreras de la UPC como la Escuela de Ingeniería de Telecomunicación y Aeroespacial de Castelldefels, la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Industrial de Barcelona o la Escuela Superior de Ingenierías Industrial, Aeroespacial y Audiovisual de Terrassa, que "de manera multidisciplinar han desarrollado la saga de satélites experimentales Cat".

En el ámbito docente, el laboratorio es una "plataforma ideal para poner en práctica conocimientos adquiridos en tecnologías espaciales o en otros campos como la astronomía y la astrodinámica, la navegación por satélite o la observación de la tierra, hasta las comunicaciones ópticas, las antenas y los circuitos de radiofrecuencia", según los responsables del laboratorio.

El satélite Cat-1 que se lanzará forma parte de una serie de satélites que incorporan en una sola plataforma más de un elemento para estudiar en el espacio a partir de tecnologías de uso cotidiano como los chips o los transmisores de receptores de comunicaciones sin hilos de los teléfonos móviles, lo que Adriano Camps ha calificado como "la democratización del acceso al espacio", ya que hasta finales de los años 90 la construcción de satélites era una "obra de arte muy costosa", ha añadido Eduardo Alarcón.

El Cat-1 que se podrá en órbita la semana que viene se está desarrollando desde el año 2007 y, según Camps, "podemos decir que genéticamente es el padre del resto de nanotélites Cat".

Camps ha añadido que la misión espacial en la que se iba a lanzar en 2014 fue abortada, y ahora lo han podido "recolocar en la lanzadora india que llevará consigo otros nanosatélites de los que se irá desprendiendo en su viaje por el espacio".

Las seis tecnologías que se ensayarán en el Cat-1 son el primer transistor de grafé que estará en el espacio para comprobar su comportamiento en las condiciones espaciales, un contador Geiger comercial que mide las partículas radiocactivas y las radiaciones ionizantes y un sistema microelectromecánico resonante que servirá para monitorizar por primera vez cómo el oxígeno monoatómico ataca un polímero y su interés en aplicaciones electrónicas.

A bordo del nanosateíte también se pondrá a prueba un nuevo sistema de recolección de energía ambiental creado en el NanoSat Lab, se comprobará el funcionamiento de una tecnología desarrollada para transmitir energía al espacio sin hilos y la sexta carga será la cámara fotográfica que permita tomar imágenes desde el espacio.

Con un coste de 88.000 euros, el lanzamiento del nanosatélite Cat-1 está financiado por el Instituto de Estudios Espaciales de Cataluña, ha explicado Adriano Camps, que ha añadido que los fondos para mantener el laboratorio proceden de diferentes proyectos europeos, del programa de investigación ICREA de la Generalitat y en menor medida del ministerio de Ciencia e Innovación.

Los proyectos de futuro son "seguir investigando y llevando a cabo otros satélites de la saga Cat como el Cat-4, que están desarrollando un grupo de 18 estudiantes de grado, máster y doctorado de la UPC y que fue el único proyecto español seleccionado entre los seis finalistas de la segunda edición del programa Fly Your Satellite de la Agencia Espacial Europea.

"Uno de los tractores de nuestra investigación es seguir minimizando los satélites para reducir aún mas los costes y continuar desarrollando tecnología del espacio de bajo coste con un elevado talento", ha sentenciado Eduard Alarcón.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin