Buscar


Una catalana lucha por los derechos de los niños discapacitados en Nepal

EFE
1/05/2019 - 16:54

Barcelona, 1 may (EFE).- Aina Barca, que en 2012, cuando apenas contaba con 21 años, creó la única escuela para niños con discapacidad intelectual de la ciudad de Hetauda (sur de Nepal), lucha cada día por el derecho de estos niños a la educación, de la que son excluidos porque allí son considerados "personas sin mente".

En una entrevista con Efe, Aina Barca (Barcelona, 1991) denuncia que en Nepal los niños que nacen con una discapacidad intelectual son privados de una educación digna.

Graduada en Trabajo Social y en Dirección y Gestión de Entidades no Lucrativas, Barca viajó por primera vez a Nepal en 2012 y, cuando comprobó las pésimas condiciones educativas de los menores con discapacidad intelectual, decidió fundar la ONG Familia de Hetauda para recaudar fondos y construir Asha School, en la que hoy estudian 44 alumnos.

La emprendedora social ahora ha recogido su experiencia en el libro ?Asha o la fuerza de la esperanza?, en el que explica qué la impulsó a levantar este proyecto y las dificultades que superó para crear la única escuela de educación especial en un territorio de 2.500 kilómetros cuadrados.

PREGUNTA.- ¿Qué percepción social generalizada hay en Nepal sobre los menores con discapacidad intelectual?

RESPUESTA.- Según el hinduismo, religión predominante del país, cuando te mueres tu alma se reencarna en un nuevo ser. Siguiendo la ley del karma, muchos nepaleses creen que, si has cometido pecados en otra vida, puedes adquirir la forma de un discapacitado intelectual. Por tanto, estos niños y niñas no son considerados dignos de respeto, quedan excluidos de la sociedad y hasta hay quien paga para desentenderse de ellos.

P.- ¿Cómo afecta esto en el ámbito de la educación?

R.- Hay padres que afirman que como sus hijos nunca podrán ?ser normales?, ser como los otros niños, no necesitan ir a la escuela. Piensan que son niños sin mente, sin capacidad de aprender, pero la verdad es que no existen los centros necesarios para demostrar que esto no es así. En el distrito de Makwanpur, de 2.500 km2, no había ni una sola escuela de educación especial hasta que llegó Asha School.

P.- Viajó a Nepal para colaborar en un voluntariado en una casa de acogida de Hetauda. ¿Por qué este destino?

R.- Muchos quieren hacer voluntariados con niños, pero la cosa cambia cuando éste babea o no es capaz de controlar sus esfínteres. Yo quería trabajar con personas con discapacidad intelectual y en el orfanato de Hetauda residían desde niños huérfanos o hijos de familias pobres, hasta con discapacidades físicas, sensoriales e intelectuales.

P.- Cuenta en el libro que allí conoció a Kumar, Sandhya y Kiran.

R.-Sí, visité la escuela para sordos adonde iban aunque ellos tenían discapacidad intelectual. Pregunté por qué estaban allí si no eran sordos y me dijeron que daba igual, que todos eran discapacitados. Estaban en una clase de parvulario, sin pasar de curso, año tras año y no les hacían caso. Eran los más vulnerables porque no conseguían adaptarse.

P.- ¿Entonces decidió fundar la ONG Familia de Hetauda?

R.- Cuando regresé no dejaba de pensar en cómo ayudarles. Quise adoptarlos pero no era la solución. Aquí trabajaba en un centro con chicos con pluridiscapacidad dónde teníamos grúas para mover los pacientes y hacíamos terapia con perros, algo inimaginable en Nepal. Un día supe que debía registrar una ONG, recaudar fondos y construir una escuela especial. Fue mi Trabajo de Final de Grado.

P.- Lo consiguió, creó Asha School. ¿Qué significa este nombre?

R.- ?Asha? en nepalí es ?esperanza? y esto es lo que suponía la nueva escuela para los niños con discapacidad intelectual. Asha School da, a personas que han vivido a la sombra, voz para defender sus derechos, y no desde la caridad, que es como se trata este tema en Nepal, sino demostrando que son niños con capacidades y que pueden tener una vida plena.

P.- Ha superado muchas dificultades para lograr sus objetivos y en el libro las resume con la expresión nepalesa ?la tradición de tirar de la pierna?.

R.- Exacto, hace referencia a los problemas que te ponen para impedir que asciendas. Esto pasa en todo el mundo pero yo lo vi acentuado en Nepal, cada vez que lográbamos algo bueno para el proyecto, había alguien preparado para complicarlo o impedirlo.

P.- Referente a esto, atribuye la culpa a los ?monstruos?, ?señores? y ?leones?. ¿Qué representan estos personajes?

R.- Los señores y los leones son los trabajadores del gobierno, a quienes debes tratar con mucho protocolo ya que son ?superiores?. Los leones, concretamente, representan a los del Ministerio, que en Nepal recibe el nombre de ?Plaza de los leones?. Los monstruos, en cambio, son una metáfora de los hombres que me acosaron por el hecho de ser mujer.

P.- ?Nepal me convirtió en feminista?, asegura en el capítulo 19.

R.- Allí vi el machismo amplificado. Al llegar a Nepal intenté adaptarme como fuera para ser una más y no la extranjera, pero me sobreadapté y dejé pasar situaciones que no eran normales creyendo que así comprendería cómo pensaban. Crecemos en una cultura que te enseña unos valores que normalizas, en Barcelona no me fijaba.

P.- ¿Y cuáles son las siguientes metas para seguir ampliando este proyecto?

R.- Construimos una primera escuela que quedó pequeña y ahora utilizamos de taller ocupacional. Costó lograr el reconocimiento oficial de Escuela de Educación Especial. Después compramos un terreno más grande y creamos el nuevo centro dónde actualmente hay 44 alumnos, ya tenemos autobús escolar y también residencia. El siguiente paso es crear nuestra propia residencia, sin que sea de alquiler.