Estados Unidos

La 'administración Obama' relaja la legislación sobre la marihuana terapeútica

Hasta el pasado miércoles, cualquiera que distribuyese marihuana bajo prescripción médica corría el peligro de ser detenido por posesión de drogas. Especialmente en California, donde las leyes estatales permiten incluso la creación de establecimientos de distribución, la falta de sincronización con la normativa federal ha provocado más de una docena de detenciones.

Sin embargo, el secretario de Justicia de EE.UU, Eric Holder, ha decidido hacer la vista gorda y garantizar que los agentes federales sólo demandarán a aquellos distribuidores que violen las reglas a nivel federal y estatal. Cabe recordar que a este lado del Atlántico existe cierta descoordinación entre el gobierno federal, es decir, la Casa Blanca y el Congreso norteamericano, y las propias normas estatales, algo que permite, por ejemplo, el matrimonio homosexual en estados como el de Massachusetts.

Según explicó Holder, a partir de ahora, "la política es ir contra aquellos que violen tanto la ley federal como la ley estatal". Eso sí, no especificó quién podrá quedar exento de las redadas de la DEA (Departamento Antidrogas), aunque señaló que los encargados de seguridad se centrarán en controlar a aquellos que intenten "utilizar las leyes para el uso médico de la marihuana como un escudo" para otras actividades ilegales.

Permitido en 13 estados

A día de hoy, un total de 13 estados permiten el consumo la marihuana con fines médicos en Estados Unidos. Aún así el caso de California es especial ya que es el único que autoriza que existan locales que vendan marihuana e, incluso, anuncian sus servicios en los medios de comunicación. De hecho, existen máquinas expendedoras, que tras recibir las autorizaciones médicas, dispensan la "maria" a los pacientes, eso sí, bajo una brutal vigilancia.

El soleado estado, el más grande del país, se convirtió en 1996 en el primero que autorizó el uso de la marihuana con fines medicinales en EE.UU. Dale Gieringer, jefe del capítulo californiano de NORML, la Organización Nacional para la Reforma de las Leyes de la Marihuana, explicó a la BBC que esta iniciativa ha contribuido a "que el público se dé cuenta, sabes, que es perfectamente posible vender este producto como cualquier otro producto, y sabes: ¡el cielo no se viene abajo!".

De momento la decisión del secretario de Justicia ha sido bien acogida por los defensores de la legalización del cannabis. Kris Hermes, portavoz de Americanos para el Acceso Seguro, mostró su alegría por el "cambio de rumbo" pero mostró su preocupación por las docenas de casos que ya se encuentran en los tribunales federales.

comentariosforumWhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin