Estados Unidos

¿Por qué todavía existen dudas en torno a los atentados del 11-S?

Foto: archivo.

La editorial Foca, del grupo Akal, acaba de publicar en España el último libro de controvertido periodista Eric Raynaud que vuelve a cuestionar la versión oficial de los atentados del 11 de septiembre de 2001. La publicación de este libro invita a plantearnos por qué todavía existen dudas entorno a la autoría del ataque terrorista que cambió el curso de la historia contemporánea.

"11 de septiembre. Las verdades ocultas" ha sido publicado por un grupo editorial de prestigio y no es el primero que escribe al autor sobre el tema. Tanto en Estados Unidos como en el resto del mundo occidental, las teorías conspiratorias siguen teniendo tirón nueve años después de los atentados. Especialmente en Francia, donde importantes grupos de opinión alternativos, como la red Voltaire, llevan varios años oponiéndose a la versión de la Administración Bush.

Para Antonio Alonso Marcos, doctor en Ciencias Políticas por la Universidad Complutense y profesor de Política Exterior en la CEU San Pablo, la magnitud de los hechos del 11-S es la causa del enorme interés que existe en las sociedades occidentales por conocer versiones alternativas a la oficial: "Todos deseamos saber exactamente qué pasó pero la verdad es poliédrica, extremadamente compleja, más si cabe si implica a tantos miles de personas".

Para conocer todo lo que ocurrió exactamente, hay que considerar tantos aspectos en los que hubo tantas personas involucradas que es difícil transmitir a la opinión pública los datos más importantes sin que queden flecos por resolver. Alonso considera que "algunos detalles de esas teorías son más creíbles que la propia versión oficial" pues son más fáciles de asimilar para el subconsciente colectivo.

"El ser humano tiende a no contentarse con respuestas fáciles y evidentes", especialmente cuando se trata de hechos complejos y es que, para este doctor en Ciencias Políticas, "adentrarse en lo que sucedió aquel día se parece más a un laberinto o a un caos que a un mar en calma".

Una perspectiva global

Existen detalles de los atentados y los cambios que éstos produjeron en el mapa geoestratégico global que hacen que algunas versiones distintas a la oficial resulten creíbles para la opinión pública. Por ejemplo, el principal 'enemigo oficial' (Bin Laden) fue financiado y entrenado durante años por la CIA y ahora sabemos que existían planes para entrar en Afganistán e Irak mucho antes de producirse los ataques de Nueva York y Washington.

No obstante, el profesor Alonso considera que "no se puede creer en verdades a medias y hay que tener toda la 'foto' para entender la realidad". Pese a que los atentados justificaron las guerras que Estados Unidos inició en Oriente Medio, la superpotencia "tiene enemigos que están preparados para hacerle daño y se lo hacen en cuanto pueden". Dice que hay aspectos de los hechos que invitan a pensar que "el 11-S podría ser un montaje", pero se pregunta si para los que defienden estas teorías, ¿son también montajes todos los atentados que hay en Afganistán, Pakistán o Irak?".

Por otro lado, este profesor de Política Exterior considera que "hay personas que buscan agitar teorías extravagantes para justificar su odio a Estados Unidos", como ha hecho Ahmadineyad ante la Asamblea General ONU al afirmar que fue una conspiración perpetrada en colaboración entre estadounidenses e israelíes. Las reclamaciones de autores y grupos de opinión como la red Voltaire podrían ser entendidas en este sentido como una forma de llamar la atención del público en busca de que apoyen sus postulados anticapitalistas y antinorteamericanos.

comentarios47WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin