Buscar

Los peritos 'ponen la lupa' en el accidente de Spanair

Miguel Ángel Gavira
8:46 - 11/11/2009

En el mundo de la aeronáutica existe una máxima: "Ningún accidente está provocado por una sola causa y es una concatenación de varias circunstancias". Pero el nuevo órgano judicial que retomará la investigación del accidente de Spanair prestará especial atención al check list que los pilotos realizaron antes del despegue del vuelo JKK-5022, que se estrelló en Barajas el 20 de agosto de 2008, con el trágico balance de 154 fallecidos.

Fuentes conocedoras de la investigación aseguran a elEconomista que ésta es una de las líneas de investigación más importantes que se tendrán en cuenta. Al parecer, en la conversación de los pilotos previa al despegue (que quedó registrada en la caja negra) el comandante y el segundo de a bordo comenzaron el procedimiento del check list, pero cuando llegaron a la comprobación de los flaps, en la que el piloto debe indicar en qué posición están, la operación de despegue era iniminente, por lo que es probable que hicieran el testeo de manera rutinaria.

Comisión pericial

Ésta es una de las cuestiones más relevantes que tendrá que investigar la nueva comisión pericial que fue conformada por el juez Javier Pérez, titular del Juzgado de Instrucción nº 11 de Madrid, el pasado 30 de octubre. Está formada por seis miembros, entre los que se incluyen "dos pilotos, dos ingenieros aeronáuticos superiores y dos ingenieros técnicos aeronáuticos", según un comunicado oficial emitido ayer por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

En la comisión tendrían que haberse incluido también dos expertos en mantenimiento aeronáutico, pero al final no han pasado a formar parte de la comisión pericial porque existen dos imputados que son técnicos de mantenimiento y el juez ha tenido muy complicado encontrar personas que no estuviesen contaminadas con el caso (que sean totalmente independientes).

Fallos encadenados

El posible error de los pilotos serían tan sólo uno de los fallos que encadenados dieron lugar al fatal accidente. Otra de las posibles negligencias pudo tener lugar en tierra, cuando el avión MD-82 estaba repostando antes de despegar, algún operario pudo distinguir perfectamente que estaban encendidas las luces anticolisión con el avión en pista.

El fabricante del avión accidentado, McDonell Douglas, también podría ser responsable, ya que tras el accidente en Detroit sólo mandó un fax en el que obligaba a realizar una comprobación manual del sistema.