España

Comunidad cree que Gobierno genera "un conflicto" con la retirada de crucifijos en aulas "para tapar sus descalabros"

El vicepresidente y portavoz de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, aseguró hoy que le parece "una irresponsabilidad" que el Gobierno central, "para tapar sus descalabros", tenga que generar "conflictos sociales" como el surgido tras la proposición no de Ley aprobada ayer por el Congreso de los Diputados por la que se insta a la Administración central a retirar los crucifijos de las aulas escolares.

MADRID, 03 (EUROPA PRESS)

"No creo que allí donde no hay un conflicto social el Gobierno, para tapar sus descalabros, tenga que generarlo. Me parece una irresponsabilidad", afirmó González en rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, donde insistió en que los centros "llevan muchos años organizándose adecuadamente en estas y en otras cuestiones".

El 'número dos' del Gobierno que preside Esperanza Aguirre, que vio necesario "respetar también la convivencia interna" dentro de los centros escolares "como siempre ha existido sin que esto haya sido objeto de polémica o conflicto social", consideró que la estrategia del Gobierno es "una cortina de humo" con la que busca "confrontación y división entre los ciudadanos".

"Esto, como siempre, tiene la pinta de que el Gobierno, cuando está en una situación difícil y no tiene argumento ni para contestar ni alternativa para salir de ella, siempre genera una polémica que no le interesa a nadie nada más que a ellos para desviar la atención", subrayó González, quien dijo que "esta demanda o pretendido conflicto ni está en la calle ni está en los colegios ni está en ningún sitio".

La proposición aprobada ayer en la Cámara Baja insta al Gobierno a aplicar en todos los centros escolares la jurisprudencia del Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo que asegura que los crucifijos en las aulas son "una violación de los derechos de los padres a educar a sus hijos según sus convicciones" y de "la libertad de religión de los alumnos".

La sentencia, hecha pública a principios del pasado mes, respondía al recurso presentado por Soile Lautsi, una ciudadana italiana de origen finlandés, que en 2002 había pedido al instituto estatal italiano en el que estudiaban sus dos hijos que quitara los crucifijos de las clases.

La iniciativa surgió de un texto propuesto por Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), que posteriormente fue modificado y pactado con el PSOE. La proposición no de ley acordada entre socialistas y republicanos contó con el apoyo del BNG y el rechazo del PP y CiU. El resultado de la votación fue 20 votos a favor y 16 en contra.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin