Buscar

Los empresarios se rebelan contra la obligación de facturar en catalán

Jordi Sacristán / Paula Zapata
9:39 - 1/02/2010

Indignación. Eso es lo que ha producido entre los empresarios catalanes la última iniciativa parlamentaria que impulsa el gobierno tripartito catalán (PSC, ERC e ICV) con el apoyo de CiU y que pretende que las empresas que tienen presencia en Cataluña utilicen el catalán en su día a día. Además, el 66% de cines catalanes cierran hoy sus puertas contra la nueva Ley del cine

Aquellas que se nieguen a hacerlo y sean descubiertas por la administración o uno de sus trabajadores la denuncie se enfrentarán a multas de 10.000 euros y la sanción puede ascender a 100.000 euros en caso de ser una empresa reincidente.

Indignación en el sector

"Es indignante que en un momento de dificultades económicas como el que estamos atravesando, la Generalitat nos obligue a asumir un sobrecoste que muchos no podemos pagar", asegura J. S., un empresario del sector del empleo temporal, que prefiere guardar el anonimato por miedo a que sus declaraciones tengan consecuencias.

El nuevo Código de Comercio catalán, cuyo trámite parlamentario se inició la semana pasada, tiene como objetivo obligar a las empresas a que utilicen el catalán en documentos como facturas, contratos, instrucciones, folletos publicitarios o presupuestos y de esta forma conseguir que la vida mercantil en Cataluña se realice exclusivamente en catalán. El argumento del Tripartito es que de esa forma se garantiza el derecho lingüístico de todos aquellos consumidores catalanoparlantes.

Doble facturación

"Lo que la Generalitat no tiene en cuenta es el derecho de los empresarios a ganarnos la vida, ya que si sólo vendiéramos en Cataluña simplemente sustituiríamos una lengua por otra, pero aquellos que vendemos nuestro producto en Madrid o en Valencia vamos a tener que duplicarlo todo", asegura F. M., un empresario del sector textil que se está planteando cerrar la empresa de confección que tiene en la comarca del Maresme (Barcelona) debido a los problemas económicos y "a las trabas que cada día se inventa la administración".

Dentro de la tramitación parlamentaria, el nuevo Código todavía tiene que pasar por la Comisión parlamentaria antes de ser aprobado definitivamente. En esa tramitación, el texto puede sufrir modificaciones, pero es poco probable, porque además del PSC, ERC e ICV también apoya el texto CiU. De hecho, la formación que lidera Artur Mas ha anunciado que presentará alegaciones, porque sólo se tienen en cuenta los derechos del consumidor y no sus deberes. Para los nacionalistas lo idóneo sería también fijar algunas obligaciones de los consumidores a la hora de dirigirse a algunas empresas públicas y organismos oficiales.

Según el consejero de Economía de la Generalitat, Antoni Castells, la nueva ley será "un cambio importante que potencia la capacidad" de la Agencia Catalana de Consumo, el organismo regulador de esta materia dependiente de la Generalitat. En su opinión, el proyecto de ley permitirá aplicar "políticas de consumo de un país que en esta materia ha alcanzado la mayoría de edad".

Los partidos que han votado en contra de la tramitación han sido el PP catalán y Ciudatans. Estas dos formaciones, junto a Unión, Progreso y Democracia (UPyD) han creado la plataforma Por una Cataluña en libertad. No a las multas lingüisticas. A esta plataforma se han sumado entidades cívicas, como Impulso Ciudadano o Asociación por la Tolerancia.

Silencio en las patronales

Hasta el momento, las dos grandes patronales catalanas no se han posicionado públicamente al respecto. Aunque siempre se han mostrado críticas con el aumento de trámites y papeleos que incentiva la administración, en esta ocasión ninguno de los dos presidentes (Joan Rosell y Josep González) ha hecho una declaración pública. Tampoco se ha definido el secretario general de la Confederación Catalana de Comercio (CCC), Miguel Ángel Fraile, que a su vez ocupa el mismo cargo en la Confederación Española de Comercio (CEC). Otro foro empresarial como el Círculo de Economía tampoco ha fijado su posición.

También preocupa la nueva ley a las filiales de multinacionales con presencia en Cataluña. "Llegan muchos directivos de fuera que aterrizan en la compañía porque saben castellano y por eso les han enviado, si de repente la lengua mercantil cambia, las multinacionales se le pensarán", explica un directivo de una multinacional de automoción con filial en Barcelona.

En este sentido, la semana pasada, el ayuntamiento de Barcelona también aprobó un reglemento de usos lingüísticos en el que determina que la lengua catalana será un "criterio determinante" en las cláusulas de los contratos públicos y en la relación con empresas concesionarias de servicios o entidades receptoras de subvenciones muncipales.

Los rótulos han sido uno de los principales caballos de batalla de los comerciantes contras las políticas lingüísticas de la Generalitat. La semana pasada el empresario Xuder Rocamundi, que tiene una oficina de compra-venta en Arenys de Mar (Barcelona), denunció públicamente la persecución a la que se veía sometido por la Agencia Catalana de Consumo, que el pasado verano le multó con 1.500 euros por no rotular su escaparate en catalán. Rocamundi, que ya ha presentado un recurso contencioso administrativo, no descarta llegar al Tribunal Constitucional

Comentarios 5

#1
01-02-2010 / 10:57
Noticia carnaza
Puntuación -5

Estas noticias son carnaza para los PePeros más aguerridos.

Hace más de 15 años estuve por primera vez en Mallorca,

y vi que en lugares como Cala Ratjada o Paguera

TODOS los carteles estaban escritos únicamente en alemán,

...

y los precios de las consumiciones estaban en DM.

Tuvimos que preguntar en inglés ,( el camarero no hablaba ningún idioma oficial en España), si se podía pagar la cerveza en pesetas.

Nadie se escandaliza que en Mallorca haya comercios escritos solo en alemán,

pero estos mismos Peperos que no han salido de su pueblo,

se escandalizan de que en Cataluña se hable y se escriba en catalán.

#2
01-02-2010 / 12:44
Pancracio
Puntuación 4

No, carnaza no, es ECONOMIA REAL. Claro, que al que nunca ha tenido que preocuparse de sostener una empresa y sus empleos le da igual. Esto es una CATETADA. A cambio de algo meramente formal, como es el idioma de una factura, que a efectos prácticos no tiene apenas efecto (recordemos que el castellano es lengua oficial en Cataluña y todos lo hablan y entienden), y además, de alcance restringido (los que trabajen en la contabilidad etc en el ámbito mercantil), y que el que quiera puede hacerlo ya (que no se prohibe hacerlo en catalán ahora), pero que introduce unos costes y complejidad adicionales. Esto, tal y como están las cosas, demuestra donde están las prioridades en un gobierno con la mira desviada.

Señores, el que quiera hablar en catalán puede hacerlo perfectamente hoy en día. No hay que seguir metiéndolo con calzador.

Lo que se quiere no es expandir el catalán, es eliminar el castellano. ¿como se diferencia a estos de los peores franquistas y borbónicos?

#3
01-02-2010 / 14:01
Cefe
Puntuación 1

Érase un extraño imperio, cuyas pesas, medidas, lengua, impuestos, lógica, no se habían unificado según estándares nacionales, internacionales o mundiales como en el imperio vecino de similar tamaño. En este curioso imperio, el emperador premiaba con impuestos más bajos y prevendas más altas a los habitantes de los territorios más díscolos y excéntricos a costa de aquellos menos díscolos y más próximos. Así los díscolos fueron creciendo en todos los aspectos mucho más deprisa que los sumisos. La existencia de códigos de comunicación diferentes, tubos de diferente grosor, etc. producían un enorme beneficio para los díscolos y los costes de adaptación o traducción los pagaban los sumisos; tal que estos, se fueron arruinandose y sus territorios despoblándosse. Así, poco a poco la discolicidad se fue apoderando de los sumisos por obvias razones evolutivas, y el imperio, en una situación metaestable, fuera de su dominio de estabilidad, solo esperaba un golpe de viento para caer como un árbol podrido. Lo curioso es que el emperador miraba para otra parte cuando veía el patente panorama, y alentaba el uso de tubos y lenguas distintas del estándar imperial. En el exterior se preguntaban acerca de la conción mental del susodicho emperador.

#4
01-02-2010 / 17:37
iliemo
Puntuación 2

Resulta que en Mallorca aún hay quien tenía la libertad de poder rotular en alemán. En Cataluña ni siquiera tenemos la libertad de hacerlo en castellano. Vamos hacia un totalitarismo ridículo. Los políticos van a llevar a nuestra comunidad a la ruina. Desde luego ya nos han descabalgado del furgón de cabeza de las CC.AA. españolas.

#5
01-02-2010 / 18:12
Carlos contra los jingoístas
Puntuación 3

Cataluña está en manos de jingoístas, y si se rotula en alemán en Mallorca, es porque les da de comer, y si rotularan en catalán o español, en dos días se morian de hambre, hay que luchar por la libertad, y te lo dice alguien que vive en Cala Rajada sr carnaza.

http://www.vozbcn.com/2010/02/01/9709/prensa-nacionalista-boicot-cines/

La prensa nacionalista subvencionada insta a boicotear a los cines ‘rebeldes’