Buscar

Miles de fieles hacen cola para pedir "trabajo" al Cristo de Medinaceli

EFE
5/03/2010 - 19:30

Madrid, 5 mar (EFE).- La fama milagrosa del Cristo de Medinaceli ha congregado este año a multitud de personas sin empleo entre los miles de fieles que han hecho cola alrededor de la basílica para besarle el pie derecho y pedirle tres deseos: "trabajo", "trabajo", "trabajo", ha sido la petición más formulada a la venerada imagen.

"Cuando las cosas domésticas no van bien, fuera buscan al Cristo como una solución, como una luz para que les dé fuerza e impulso para seguir viviendo en las circunstancias deterioradas que existe muchas veces en los hogares", ha explicado a Efe el superior de la Orden de los Capuchinos, Inocencio Ejido.

"Este año me acompaña mi marido ¡como está en el paro!", decía hoy una mujer en una de las interminables colas.

"Estoy un poco cansada, pero aguanto", comentaba otra después más de seis horas de espera en la calle para pedirle al Cristo que a su hijo "le salga trabajo".

Con trabajo o sin él, decenas de miles de personas de diversos rincones de España han cumplido un año más con la tradición del primer viernes de marzo, incluida la Familia Real española.

En esta ocasión ha sido el infante Don Carlos, primo del Rey, el que ha acudido a rezar a la basílica de Jesús de Medinaceli.

La tradición de que un miembro de la Familia Real venere este popular Cristo, tallado por encargo del Duque de Medinaceli, se remonta a finales del siglo XVII, después de que la imagen fuera recuperada de manos de los musulmanes.

Como el Cristo fue rescatado el viernes de Cuaresma de 1682, que coincidió con el primer viernes de marzo, surgió la devoción de llegar hasta él ese día del año y besar su pie con "una mirada desde el corazón" para exponerle los problemas del alma o pedir por familiares y amigos.

"Para Madrid, para España y para mucha gente de fe hoy es una gran fiesta, un homenaje. Así que la iglesia estará abierta hasta que termine la cola, que suele terminar a las cuatro de mañana", ha recordado el superior de los capuchinos.