España

El Gobierno valenciano afirma que la reforma laboral será "polvo que se llevará el viento" y "no servirá para nada"

El vicepresidente segundo del Gobierno valenciano y conseller de Economía y Hacienda, Gerardo Camps, ha afirmado que la reforma laboral aprobada ayer por el Parlamento será "polvo que se va a llevar el viento" y ha lamentado que "no va a servir absolutamente para nada".

VALENCIA, 10 (EUROPA PRESS)

El vicepresidente segundo del Gobierno valenciano y conseller de Economía y Hacienda, Gerardo Camps, ha afirmado que la reforma laboral aprobada ayer por el Parlamento será "polvo que se va a llevar el viento" y ha lamentado que "no va a servir absolutamente para nada".

Gerardo Camps se ha pronunciado en estos términos en la rueda de prensa posterior al pleno del Consell, al ser preguntado por su opinión sobre la aprobación de la reforma laboral, que ha calificado de "claramente negativa".

Al respecto, ha criticado que ésta "se va a quedar en nada, va a ser polvo que se va a llevar el viento". A lo mejor, según ha agregado, "ha servido para que el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, deje de serlo".

Ahora, ha agregado en esta línea, a pesar de serlo "se ha convertido en el gran opinador". Con todo, ha lamentado que "teníamos un ministro que no servía para nada y no tenía ninguna posibilidad de tomar decisiones que nos ayudaran a luchar mejor contra el desempleo". "Hay un ministro que ya está de campaña en Catalunya y no atendiendo verdaderamente a lo que debería, es decir, a las políticas de lucha contra el desempleo en el país", ha agregado.

En cuanto a la reforma, ha indicado que al Gobierno central "le obligaron hacer una reforma laboral, y cuando las cosas se hacen sin convicción, únicamente por obligación, suelen salir mal, y es lo que ha sucedido aquí", ha incidido.

Además, ha lamentado que es una reforma "que no contenta absolutamente a nadie, ni a empresarios ni a trabajadores" y "se centra sólo en un aspecto del mercado de trabajo, en el despido, no en materias que son absolutamente básicas para que se pueda tener un mercado laboral eficiente". Se ha referido a la negociación colectiva, a la formación profesional de los trabajadores, o a la flexibilidad dentro de la empresa.

Así, el Gobierno "se ha limitado a abaratar el despido, y ha tenido una contestación cuyo resultado final será una huelga general junto con otras medidas de recorte social como congelar las pensiones o rebajar los salarios de empleados públicos".

Además, ha criticado que el Ejecutivo "se ha quedado absolutamente sólo", ya que "por la abstención de un grupo parlamentario la reforma está completamente en vigor, pero ningún grupo, ni a su izquierda ni a su derecha, le ha apoyado".

Gerardo Camps se teme que ante esta situación, la reforma no sirva para lo que se pretendía, que era "mejorar en el mercado de trabajo su eficiencia y estar más cerca de no destruir tanto empleo o de mantener más empleo en una situación de recesión económica", ha puntualizado.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin