Buscar

Francisco Marcellán, candidato a rector de UC3M, apuesta por la "confianza mutua" entre Universidad y administraciones

5/03/2011 - 12:30

El catedrático de Matemáticas Francisco Marcellán, candidato a las elecciones a rector en la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M), considera "absolutamente necesario" que exista una "relación fluida" basada en la "confianza mutua" con las administraciones públicas, entre ellas, la Comunidad de Madrid.

MADRID, 05 (EUROPA PRESS)

En una entrevista concedida a Europa Press, el candidato ha contestado así tras ser preguntado por si está dispuesto a abrir una nueva vía de diálogo con el Gobierno de Esperanza Aguirre después de que las relaciones de éste con las seis universidades públicas madrileñas no estén pasando por el mejor momento en cuestión de endeudamiento.

Así, Marcellán ha señalado que también sería adecuada la definición de una "programación por objetivos" y ligar todas las cuestiones de financiación "a la consecución de los mismos como corrección" de la financiación basal, que es la que depende de los presupuestos públicos.

Sobre cómo afrontar la deuda contraída, el catedrático apuesta por estimular la participación en convocatorias competitivas nacionales e internacionales para atraer fondos mediante proyectos y por la búsqueda de patrocinios externos, "tanto públicos como privados, para abordar acciones de interés común".

También considera que hay que hacer del parque Científico "una oportunidad como base de financiación externa y colaboración con empresas instaladas en sus terrenos" y que se debe apostar por el apoyo "a consultoría y servicios externos".

Marcellán quiere dar una "bocanada de aire fresco" a la universidad, algo que, según ha dicho, puede hacer con su "experiencia previa en tareas de gestión". A su juicio, gestionaría el centro como hasta ahora, con un "trabajo bien hecho", con "transparencia", y con "rendición de cuentas".

En su opinión, hay aspectos que mejorar en la Universidad a la que se presenta como candidato a rector y, entre otras cosas, cree que es importante que los órganos colegiados tengan un "protagonismo mayor" en la toma de decisiones y mejorar "la calidad docente con medidas con aportación de alumnos y profesores".

El candidato apuesta por el reconocimiento de las tareas de investigación y transferencia "con incentivos para todos los miembros del Personal Docente y de Investigación (PDI) independientemente de su condición permenente o no permanente" y por la formación y reconocimiento del personal de Administración y Servicios.

El catedrático de Matemáticas ha abogado por el apoyo a la internacionalización mediante acciones con universidades de referencia en Europa, América Latina y Norteamérica que impliquen titulaciones, Departamentos y Sevicios "en un contexto estratégico".

REVISAR LAS NUEVAS TITULACIONES

Sobre cuáles serían sus primeras acciones si llegase a hacerse con el Rectorado, ahora ocupado en funciones por Daniel Peña, Marcellán ha indicado que lo primero que haría es seguir y revisar la implantación de las nuevas titulaciones, "con corrección de las disfunciones percibidas por estudiantes, profesores y Personal de Administración y Servicios (PAS)".

Esto estaría acompañado, ha añadido, por una "evaluación anual del cumplimiento de los objetivos". Además, desarrollaría los planes estratégicos de los campus existentes y estudiaría la viabilidad de las posibles extensiones a otros campus.

En la misma dirección, fomentaría un plan de actuación en el Parque Científico "como dinamizador de la transferencia e innovación" y revisaría los esquemas organizativos en los servicios, "con definición de objetivos, necesidades de recursos humanos y materiales".

También se centraría en la potenciación del Plan Propio de investigación "para favorecer acciones que primen la excelencia", ha dicho, al mismo tiempo que se ha comprometido al desarrollo "efectivo" de acciones cooperativas de política científica y docente en la marco de la alianza con las universidades Autónomas de Madrid y Pompeu Fabra.

Marcellán también se ha referido a la implantación del Plan Bolonia que, a su juicio, se ha llevado a cabo con un plan "uniformizador que no ha tenido en cuenta las características de cada una de las titulaciones, y en el seno de cada una de ellas, los diferentes aspectos del aprendizaje según el curso de la titulación".

Además, considera que no se ha enfatizado "en el por qué y el para qué" de los nuevos títulos, sobre todo en Grado, y que se ha priorizado "el cómo, con el resultado de una clara disociación entre objetivos esperados y realidad cotidiana". Por último, ha recordado que hay compromisos contraídos con los alumnos de los antiguos planes "que se deben respetar".