España

La Audiencia Nacional juzgará este lunes a dos presuntos integrantes de una célula radicada en Burgos

Contra Abdelkader Ayachine, acusado de liderar el grupo, pesan tres condenas por homicidio, maltrato y corrupción de menores

MADRID/BURGOS, 7 (EUROPA PRESS)

La Audiencia Nacional juzgará este lunes a los presuntos islamistas Abdelkader Ayachine y Wissan Lofti para los que la Fiscalía pide penas de 10 y 8 años respectivamente por la comisión de un delito de integración en organización terrorista. Los dos están acusados de pertenecer a una célula salafista-yihadista ubicada en Burgos que se dedicaba a favorecer la guerra santa en Irak y Afganistán a través de la captación de futuros 'muyaidines'.

Según explica el Ministerio Público en su escrito de conclusiones preliminares, la célula comenzó a operar en el año 2000 bajo la cobertura de una carnicería musulmana que regentaba uno de los autores de los atentados de Casablanca cometidos en mayo de 2002, Bouchaib Magher.

Tras la detención de éste último, Ayachine se hizo cargo del comercio y asumió el papel de líder de la célula junto a su lugarteniente, Lofti, indica el fiscal Daniel Campos. El grupo radical mantenía contactos con otras células yihadistas europeas, principalmente en Suecia y Dinamarca.

En poder de ambos acusados se incautaron vídeos destinados a la difusión del mensaje yihadista. Los dos utilizaban también internet "para su labor de proselitismo" e intervenían con frecuencia en foros y chats en los que compartían comentarios y opiniones sobre la yihad o intercambiaban información sobre la fabricación de explosivos, dice el fiscal.

El escrito del Ministerio Público asegura que la labor de la célula condujo a la captación de al menos una persona y añade que tanto Ayachine y Lofti recaudaban fondos que enviaban posteriormente a Magher.

Contra Ayachine pesan otras tres condenas. En 1994 fue condenado por homicidio y en 2007 por maltrato en el ámbito doméstico. Además, un juzgado de Burgos le condenó en 2009 por corrupción de menores debido a que, tras su detención por orden de la Audiencia Nacional, se localizaron en el disco duro de su ordenador decenas de búsquedas, descargas de imágenes y vídeos, y participaciones en foros de contenido pornográfico.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin