Buscar

Cleries llama a los inmigrantes a la calma tras la polémica por el catalán

18/03/2011 - 17:59

El conseller de Bienestar Social y Ciudadanía de la Generalitat, Josep Lluís Cleries, ha llamado a los extranjeros a la calma en cuanto a las políticas de inmigración del Govern, después de que el portavoz del Govern, Francesc Homs, anunciase que el catalán será "determinante" para acreditar su integración.

BARCELONA, 18 (EUROPA PRESS)

En declaraciones a los medios en el Foro Social de la Fundación Pere Tarrés, ha remarcado que el Govern se limitará a aplicar la ley de acogida de inmigrantes, que establece el catalán como lengua de primera acogida, y ha señalado que todas las personas y entidades que "respetan los derechos humanos, de las mujeres y de los niños, no tienen que preocuparse por nada".

Ha recordado que muchos de los que han expresado su preocupación por las palabras de Homs estaban en el Parlament "mostrando su satisfacción" cuando se aprobó la ley de acogida, por lo que el compromiso de aplicarla debe ser un "motivo de confianza" y no de desasosiego.

"Se han llevado las palabras [de Homs] al límite, pero no tienen que preocuparse", ha reiterado, y ha añadido que la diferencia con el tripartito está en su voluntad de aplicar las normas en cuanto a derechos, pero también a deberes.

"Compartimos nuestra lengua, lo más preciado que tenemos, y la convertimos en un elemento de comunicación y de integración", ha subrayado Cleries, y ha lamentado que haya quien se "escandaliza" cuando se señala la importancia de la lengua para la cohesión social.

Tanto la ley catalana de acogida como la ley estatal de extranjería prevén que la Generalitat otorgue certificados que acrediten la integración de los inmigrantes para obtener la residencia por arraigo social y renovar el permiso de residencia temporal y el de trabajo, cuya autorización inicial ya gestiona.

Según prevé la norma catalana, los inmigrantes obtendrán una certificación oficial tras cursar un itinerario formativo con formación básica en catalán, sobre el mercado laboral y el entorno social.

Con la aprobación de la ley en abril, Catalunya se convirtió en la primera autonomía en regular las nuevas competencias de la ley de extranjería, reformada en diciembre de 2009, y en elaborar una norma sobre acogida de inmigrantes.