España

El verano 2011 se saldó con 408 incendios forestales en Navarra, que afectaron a 637 hectáreas

El número de incendios, y la superficie quemada, registra un descenso continuado en los tres últimos años

PAMPLONA, 22 (EUROPA PRESS)

El verano de 2011 se ha saldado con un total de 408 incendios forestales en Navarra, que han afectado a 637 hectáreas de terreno, de las que 150 eran de arbolado, 185 de superficie desarbolada y 302 de agrícola.

Tanto en número de incendios como en superficie quemada se observa un descenso continuado en los tres últimos años, pues los incendios fueron 454 en 2010 y habían sido 546 en 2009. Este progresivo descenso se aprecia por igual a lo largo de los cuatro meses (junio a septiembre, inclusive) que comporta la campaña en los últimos años, y afecta también a la superficie arbolada quemada.

Así lo ha puesto de manifiesto en un acto informativo el director gerente de la Agencia Navarra de Emergencias, José María Vázquez, quien ha subrayado que además ese descenso se ha registrado mientras crece en Navarra tanto la superficie con material susceptible de quemarse como la propia superficie de masa arbolada, pues de hecho en estos momentos la superficie forestal alcanza en la geografía navarra el 56 por ciento del total, frente al 26% de media en España.

Además este verano se ha dado la circunstancia de que la climatología ha sido especialmente "dura y peligrosa" en cuanto a la posibilidad de incendios forestales, pues las temperaturas han sido muy altas, la presencia de vientos fuertes ha sido muy frecuente y sobre todo se ha dado una ausencia total de lluvia, según se señala en el informe técnico de balance de la campaña.

NOVEDADES Y MEJORAS

Según señala el mencionado informe, durante las campañas forestales de 2011 (la de verano y la de invierno) se ha puesto en marcha el sistema de mensajería para movilizar, informar y alertar a los mandos, y se ha visto que este sistema es "muy operativo y ágil". En cuanto al cumplimiento de los protocolos de movilización de los recursos, se ha mejorado respecto a otros años y se ha cumplido en la mayoría de los casos el protocolo diseñado según el tipo de información que entraba en la sala de SOS Navarra.

Asimismo, dice, se ha mejorado en la movilización de la Brigada Rápida de Intervención Forestal (BRIF), en la movilización simultánea de los medios aéreos y terrestres, en las alertas vía sms, y en la toma de datos iniciales sobre ubicación de incidentes.

Así, este verano se ha movilizado a la BRIF en 150 alertas y ha intervenido en unas 100 de ellas, siendo en varias ocasiones el primer recurso en llegar al incendio y en realizar el primer ataque en el frente de mayor potencial y riesgo de propagación. En el informe se destaca la eficacia que se ha logrado con la especialización de los mandos y personal de la BRIF (todos han recibido una formación avanzada en la intervención en incendios forestales y tienen un alto grado de implicación en el servicio).

Asimismo, en la campaña de verano se puso en marcha un plan de intervención en Bardenas, al objeto de prevenir incidentes y actuar de manera temprana, plan que incluía la movilización directa de recursos de la Comunidad Autónoma de Aragón (BRIF de Ejea de los Caballeros), que ha actuado en varias ocasiones con buenos resultados en la zona.

También se aplicó un nuevo protocolo de avisos desde los observatorios, el cual incluía unas fichas discriminativas sobre columnas de humo y sus indicios, al objeto de ofrecer una información primaria a la sala del 112 más afinada, y que posibilitase una interpretación más técnica.

La activación directa de los medios aéreos del Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, ubicados en Agoncillo (La Rioja), ha sido una novedad durante el presente ejercicio, que ha posibilitado la movilización directa de éstos en un radio de 75 km, frente a los 50 de otros ejercicios anteriores, lo cual se ha mostrado muy eficiente sobre todo en la zona media.

El apoyo aéreo del Ministerio se ha concretado en el avión Air Tractor que ubica en Noain, el despacho automático de los aviones ubicados en La Rioja y la rápida movilización de los medios aéreos pesados (Canadier y Kamov).

Este apoyo de medios aéreos es "fundamental" en los incendios medianos y grandes, indica el informe, que agrega que a esta eficacia aérea ha contribuido también en gran manera la estabilidad en el cuadro de pilotos de los helicópteros contratados por el Gobierno de Navarra a la empresa Coyotair, su profesionalidad y su alto grado de implicación, así como su integración en el operativo de la Agencia Navarra de Emergencias.

Como novedad también, este año se ha trabajado con un simulador virtual de incendios forestales, el cual ha posibilitado, introduciendo un punto de inicio, tener una valoración derivada de la topografía y predicción meteorológica, sobre el posible avance espacio temporal del incendio, lo que ha permitido así poder interponer medidas de control diferidas a medio y largo plazo temporal.

También durante el presente ejercicio (campaña de invierno y verano), se ha puesto en circulación a modo de prueba un nuevo vehículo de intervención rápida en ámbito forestal, VANTL. Se trata de un vehículo ligero de transporte de personal (5 personas) con capacidad extintora y bomba de alta presión, que permite así acceder a lugares donde las autobombas convencionales pueden encontrar serias dificultades, y permitir hacer un ataque directo al fuego en espacios difíciles por las condiciones de accesibilidad.

Por otro lado, la ANE consensuó con los cuerpos policiales la necesidad de acordonar perímetros amplios en los incendios forestales, al objeto de impedir el paso de curiosos y viandantes que pudieran producir problemas de accesibilidad o riesgos para ellos u otros.

LA CAMPAÑA DE INVIERNO

En cuanto a la campaña de invierno, centrada en la zona Cantábrica, es más proactiva, es decir, más preventiva. La campaña se planificó junto al Departamento de Desarrollo Rural, Industria, Empleo y Medio Ambiente, al objeto de conseguir una proactividad en la zona norte que posibilitase la concienciación ciudadana en materia de quemas preventivas. Así, se mantuvieron reuniones con los alcaldes de la zona del Baztan y Valcarlos y con los propios agricultores, al objeto de informarles sobre los planes a desarrollar, la necesidad de solicitar permisos y del operativo a desplegar.

De este modo, con carácter previo al comienzo de la campaña se invirtieron muchos esfuerzos en la sensibilización pública, y el seguimiento durante la campaña fue laborioso y cercano para clasificar los riesgos de las peticiones. De hecho la Agencia Navarra de Emergencias participó también en la preparación de fincas con alto riesgo, desbroce de zonas dificultosas y quemas directas en otras de interés o riesgo particular.

Lo cierto es que el número total de incendios, 329, ha sido ligeramente inferior al de otros años, mientras las quemas programadas han ido en aumento, por lo que se concluye en el informe que a medida que se programan quemas y hay una acción controlada, el número de incendios descontrolados disminuye. Por ello el Gobierno de Navarra seguirá en esta línea en las próximas campañas.

En total, los 329 incendios afectaron a 281 hectáreas, de las que 20 eran de terreno arbolado, 234 desarbolado y 25 de terreno agrícola.

Las condiciones climatológicas del presente año propiciaron que la campaña de invierno comenzase un poco más tarde de lo habitual (76 incendios en enero), siendo la época de máximo apogeo el mes de febrero (con 145 incendios) y descendiendo en marzo (108 incendios), si bien en abril se pudo observar algún incendio tardío.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin