España

Puig anuncia identificaciones preventivas y aumenta el número de antidisturbios

El conseller de Interior de la Generalitat, Felipe Puig. Foto: Archivo

El consejero de Interior, Felip Puig, anuncia que reforzará la Unidad Central de Información en Orden Público de los Mossos d'Esquadra, destinará 100 efectivos más a los antidisturbios y promoverá medidas restrictivas como las identificaciones preventivas, órdenes de alejamiento y citaciones en comisaría para luchar contra la "guerrilla urbana" que se ha cronificado en Barcelona. "No falló nada, eran más y más violentos".

En rueda de prensa este martes tras el Consell Executiu, Puig ha desgranado su plan de acción contra el vandalismo, que llega días después de que Barcelona viviera graves disturbios que se saldaron con más de una cincuentena de detenidos, 300 contenedores quemados y muchos comercios destrozados, que se basará en reformas legislativas, mejoras en la capacidad operativa de los Mossos y búsqueda de complicidades para aislar a los violentos.

Así, entre otras medidas, quieren pedir reformas en el Código Penal para endurecer las penas y "potenciar la prisión provisional como medida cautelar", reformar leyes orgánicas para prohibir que los manifestantes vayan con la cara tapada y poder restringir derechos en caso de delito.

Además, instalarán más cámaras de videovigilancia en puntos conflictivos, crearán una web de colaboración ciudadana en la que se compartirán imágenes e incoarán expedientes sancionadores contra todos los vándalos.

El consejero ha asegurado que quieren "desenmascarar a la connivencia intelectual" que justifica este fenómeno de la violencia callejera, y que convocará el Consejo de Seguridad de Cataluña y a la Junta Local de Seguridad de Barcelona.

Puig ha apuntado también que su departamento ha decidido personarse como acusación particular en los procesos judiciales que se abran contra los casi ochenta detenidos por los disturbios del 29M.

Vandalismo no es terrorismo

El consejero de Interior, Felip Puig, ha opinado este martes que el vandalismo "no se puede asimilar a terrorismo" y a la 'kale borroka' porque tienen motivaciones diferentes, aunque sí ha defendido que se puedan aplicar penas equivalentes.

Así, ha considerado que hay que incrementar la pena para estos delitos relacionados con la violencia callejera para impulsar que la Fiscalía pueda solicitar penas de prisión provisional y los jueces acordarlo, en la línea de lo que ha propuesto el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz.

Según Puig, la 'kale borroka' "está relacionada con un conflicto diferente" al vandalismo que eclosiona en Barcelona y que ha dado un salto cualitativo en esta huelga general, por lo que no se trata de colgarles la misma etiqueta sino de equiparar la pena.

comentariosWhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin