España

Vecinos esperan que el precio del suelo sea asumible y Fermosel defiende una urbanización sencilla para lograrlo

Vecinos del sector V de la Cañada Real Galiana han pedido al consejero de Asuntos Sociales de la Comunidad de Madrid, Jesús Fermosel, que el precio del suelo en el que se asientan sus casas sea asumible para los actuales residentes y haya facilidades en el pago.

MADRID, 25 (EUROPA PRESS)

Fermosel les ha transmitido, durante la reunión que han mantenido esta mañana, que defiende una urbanización "digna, sencilla y sin lujos" para lograr que los precios sean razonables y unitarios para todos los vecinos de la antigua vía pecuaria.

"Es muy prematuro hablar de precios. Éste es un modelo donde no pretendemos poner mármol de carrada, sino que es un modelo sencillo, digno para dignificar la Cañada real porque cuanto más cueste la urbanización y los servicios más repercutirá en el precio del metro cuadrado", ha explicado.

El consejero ha detallado que serán los técnicos los que fijen los ladrillo o el tipo de canalización que se utilicen, entre otras cuestiones. "Dependiendo de la superficie de cada parcela variará el precio, evidentemente. Lo que pretendemos es que el precio de toda la Cañada sea más o menos unitario, en ese concepto de que hay que dar una solución integral, no a la parte de cada parte de cada parte", ha apuntado.

URBANIZACIÓN "DISCRETA, SIN GRANDES LUJOS"

Por su parte, el secretario de la asociación de vecinos del sector V, Ángel García, ha explicado tras la reunión que el Gobierno regional pretende que no haya un negocio en la venta de los terrenos y que lo recaudado con ello "se reinvierta en la urbanización". "La Comunidad de Madrid es consciente que la situación económica de los vecinos de la Cañada no es alta, pues que se haga una urbanización discreta, sin grandes lujos y grandes acabados", ha apuntado.

Bajo esa tesitura, García, que también es arquitecto, ha apostado por una urbanización económica, "que además admita los propios linderos de las parcelas, sin grandes rotondas y avenidas" lo que, a su juicio, "va a ser perfectamente asumible por los vecinos". "El consejero nos ha dicho que se persigue llegar a acuerdos bancarios y facilidades para que los que no tengan capacidad económica puedan pagar (el suelo) en plazos de 20, 30 ó 40 años", ha añadido.

El secretario de la asociación vecinal ha dicho que el proyecto presentado esta semana por la Comunidad para dar solución a la problemática de la Cañada es "totalmente adecuado y perfecto" y cuya ordenación urbanística, que pasa por legalizar la situación de las casas que cumplan los requisitos de habitabilidad, pretende "arreglar la zona".

"Creo que es la única solución posible porque ya lo dijo en su momento la decana del Colegio de Arquitectos de Madrid, Paloma Sobrini, sólo hay dos soluciones: o se demuele todo o se legaliza todo. El camino de la Comunidad es la legalización y estoy de acuerdo con su planteamiento de que la propia legalización va a solucionar la problemática social", ha esgrimido.

En este sectido, García ha señalado que la mayor parte de la problemática social se concentra en el sector VI, donde la Comunidad plantea crear un polígono industrial, mientras que en el resto de sectores la problemática social es "mínima y particular". "Si acaso el mayor problema social es que gran parte de la población en paro, una cosa que está atancando a todos los españoles", ha añadido.

García también ha pedido al alcalde de Rivas Vaciamadrid, José Masa, que "reflexione" y cambio su postura sobre la Cañada porque "la mejor solución para nosotros y para los vecinos de Rivas es la legalización para que todos los vecinos seamos totalmente iguales, con los mismos derechos, obligaciones y impuestos". "No queremos una solución de enfrentamiento planteando demoliciones para que la situación se alargue otros 40 años con sentencias judiciales que las estamos ganando".

AL-SHOROK: "AÚN NO ESTAMOS TRANQUILOS"

Sin embargo, la vicepresidente de la asociación Al-Shorok Amanecer, Cristina Rozas, ha afirmado que no todas las sentencias están ganadas, por lo que piden a las administraciones involucradas que lleguen a un acuerdo.

Por otro lado, ha mostrado su "preocupación" sobre el precio que costará a los vecinos el suelo donde se asientan sus casas. "Hasta que el Ayuntamiento y la Comunidad no acuerden entre ellos una solución conjunto nosotros todavía no estamos tranquilos. Esperamos que lleguen a un final rápido y favorable para los vecinos que nos puedan facilite la forma de pago y que todos podamos quedarnos todos en nuestras casas", ha insistido.

A continuación, Rozas ha valorado el proyecto regional porque "por fin se escucha a los vecinos, por fin se les reconoce y va a dar una posible solución". "Pero nos queda mucho recorrido y queremos que se queden a mitad de camino los menos vecinos posibles y que la solución sea lo más integral posible. De momento, no hay acuerdo entre las tres administraciones y esperamos que la haya pronto", ha apostillado.

FERMOSEL APUESTA POR UN "ACUERDO DE MÍNIMOS"

Por su parte, el consejero de Asuntos Sociales ha señalado que la reunión ha sido "muy positiva". "El modelo gusta a los vecinos, pero lo más improtnate es que empecemos ya a trabajar, que pasemos de un modelo a una realidad porque la solución, que viene por que todos trabajemos juntos. La voluntad de la Comunidad de Madrid y del Gobierno de Ignacio González es firme en solucionar el problema de Cañada Real, por eso hicimos la Ley y en su texto contemplaba que era fundamental la participación de los vecinos y en su resolución pasa por el acuerdo de las tres administraciones, acuerdos de mínimos, pero acuerdos, y con la participación de los vecinos de Cañada", ha manifestado.

Fermosel ha afirmado que el sentimiento de los vecinos a través de estas casi 100 reuniones que han mantenido durante todo este año es que ellos "no hablan de servicios sociales que necesiten, sino de que quieren adquirir el suelo y ser ciudadanos con derechos y obligaciones, los mismos que cualquier otro". "Y además me llama la atención que quieren pagar sus impuestos. Hay gente que ha pagado el IBI porque es un documento que acreditaba y quieren pagar su luz, su agua, su basura", ha añadido.

El titular regional de Asuntos Sociales ha señalado que el siguiente paso será seguir hablando con los ayuntamientos para conseguir ese acuerdo entre administraciones "y delimitar una actuación de Cañada donde sea más o menos armónica la actuación de los tres municipios y de la Comunidad de Madrid".

"Cuando hablamos de Cañada Real de Madrid y de Rivas hablamos de Cañada Real y cuando sale una imagen en los telediarios es Cañada Real y esa imagen no sólo afecta a la Comunidad, sino también a la ciudad de Madrid, a los municipios y sobre todo afecta a los vecinos. Porque la realidad de Cañada Real no es esa que vemos en los telediarios, sino que es gente que está normalizada, que acude a sus colegios, a sus centros de salud y lo que quiere es legalizar su situación después de tres generaciones y pagar sus impuestos", ha indicado.

Sobre el reciente desencuentro con el Ayuntamiento de Madrid por conocer el proyecto regional por la prensa, Fermosel ha declarado que no está enfadado con la delegada de Urbanismo y Vivienda, Paz González, ni ella con él.

"Quizá fue un malentendido en el sentido de que nosostros interpretábamos que la Cañada es de interés general, que no sólo afecta a los vecinos, sino también a la imagen de la Comunidad y de las ciudades donde está ubicada. Y por eso hicimos públicos a los medios para que toda la gente de la región conociera cuál era la propuesta de la Comunidad de una forma transparente y abierta y todo el que tuviera que decir algo que lo dijera", ha explicado.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin