España

Caja España-Duero señala que la fusión de Banco Ceiss con Unicaja se ha visto afectado por "los cambios normativos"

El proceso de integración de Banco Ceiss, ficha bancaria a través de la que opera Caja España-Duero, con Unicaja Banco, iniciado en marzo de 2011, se ha visto afectado asimismo por los cambios normativos producidos durante el último ejercicio; si bien, en estos momentos, una vez redefinida, la operación corporativa entre ambas entidades está siendo objeto de análisis por las autoridades nacionales y europeas, según ha informado Caja España-Duero.

MADRID/LEÓN/SALAMANCA, 26 (EUROPA PRESS)

Así lo ha trasladado este martes en el cierre del ejercicio 2012 de Banco Ceiss que ha cerrado las cuentas con unos resultados negativos de 2.557 millones de euros, tras el "importante esfuerzo" de dotaciones realizado durante el pasado año, que ascendieron a casi 3.000 millones de euros, como consecuencia de aplicar las nuevas exigencias normativas impuestas por las autoridades del Banco de España y el Ministerio de Economía para sanear el sector financiero, informó la entidad.

Fruto de esas directrices y del traspaso de activos a la Sareb, las provisiones efectuadas se elevaron así a casi 3.000 millones de euros, lo que provoca unos resultados negativos de 2.557 millones.

En un comunicado, la entidad indicó que estas cifras se producen "en un contexto generalizado de acusadas pérdidas y descensos en los beneficios de todas las entidades bancarias del país, que están haciendo grandes esfuerzos por realizar dotaciones para sanear sus balances".

El consejo de administración del Banco Ceiss se ha reunido esta mañana en León y ha formulado las cuentas consolidadas de 2012, un año que, según las mismas fuentes, se caracterizó "por la necesidad de acometer importantes reformas, ajustes y consolidación de las entidades financieras españolas".

A lo largo del ejercicio se produjeron varios cambios normativos y de revisión de la solvencia del sector bancario, enmarcados en la continuidad de la crisis económica y financiera española. Dichos cambios "impactaron considerablemente en el Banco Ceiss".

El balance consolidado ha cerrado el ejercicio en una cifra de 37.891 millones de euros, y presenta una disminución interanual de 4.446 millones de euros, lo que supone una caída del 10,5 por ciento. La evolución, han insistido, se ha caracterizado principalmente por el saneamiento producido, en el que los deterioros registrados provocan una caída significativa en el total del balance.

EL CRÉDITO A LA CLIENTELA CAE UN 15,1%

El crédito a la clientela neto de provisiones ha disminuido en un importe de 3.825 millones de euros, lo que supone una bajada del 15,1% respecto del cierre del ejercicio anterior. "Una parte muy significativa de la disminución proviene de las importantes dotaciones a las provisiones que han tenido que constituirse como consecuencia de los Reales Decretos 2/2012 y 18/2012 y de los traspasos de activos a la Sareb", han justificado desde Caja España Duero.

Durante el ejercicio 2012 se han concedido 473 millones de nueva financiación a pymes. Con ello, el saldo del crédito a la clientela neto de provisiones, se eleva a 21.548 millones de euros y el peso específico que mantiene sobre el total del balance, se sitúa en el 56,8%.

El pasivo disminuyó en 1.969 millones de euros al cierre de 2012. Los depósitos en bancos centrales aumentaron en el ejercicio en 4.066 millones de euros, al haber acudido a la subasta especial a 3 años realizada por el BCE el 29 de febrero de 2012.

Los depósitos a la clientela disminuyeron en 4.821 millones de euros en el ejercicio; de ellos, los correspondientes a clientes presentan una disminución de 1.014 millones, siendo el resto consecuencia de las diferentes formas de financiación mayorista.

Los gastos de administración descendieron un 6,1% lo que supone un ahorro por importe de 26,1 millones de euros respecto del mismo período del ejercicio anterior, dentro de una política de contención general de los costes.

"Como consecuencia de la evolución de la entidad en el ejercicio 2012, y en gran parte motivado por la implicación contable que la nueva normativa ha supuesto, se han producido pérdidas originadas por la dotación a la provisión para insolvencias de los créditos a la clientela", han apuntado, como consecuencia de la aplicación del calendario contable y del efecto de los dos Reales Decretos-Ley comentados, por importe de 2.174 millones de euros.

Asimismo, se produjo un impacto por la aplicación a los activos transferidos a la Sareb, referentes al crédito a la clientela, a los precios acordados: 394 millones de euros. Igualmente, incidió la aplicación del calendario contable y el efecto de los dos Reales Decretos-Ley comentados a los activos adjudicados en pago de deudas, por un total de 301 millones de euros.

Finalmente, afectó a la cuenta de resultados la aplicación a los activos traspasados a la Sareb, referentes a los activos adjudicados en pago de deudas, a los precios acordados: en total, 180 millones de euros. Estos importes, netos de su correspondiente efecto fiscal, han supuesto una pérdida por importe de 2.134 millones de euros.

A ellos, han añadido los siguientes resultados negativos como la contabilización del correspondiente deterioro de los activos disponibles para la venta, y en las participaciones y fondos de comercio, como consecuencia de la previsible pérdida en sus inversiones por la necesidad de venta establecida en el plan de capitalización.

También afectó la constitución de una provisión por los gastos de reestructuración establecidos en dicho documento y el registro de las pérdidas producidas como consecuencia de la venta o mantenimiento de los activos adjudicados en pago de deudas, señaló el banco.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin