España

La Comunidad de Madrid entrega desde enero 457 viviendas del Ivima para ayudar a familias de especial necesidad

El Gobierno regional está ultimando otras 109 viviendas para que estén a disposición de las familias a finales de verano

MADRID, 05 (EUROPA PRESS)

La Comunidad de Madrid ha entregado en los siete primeros meses del año un total de 457 viviendas públicas destinadas a familias que se encuentran en una situación de especial necesidad o en riesgo de exclusión social, lo que arroja una media de 65 viviendas al mes.

Así lo ha explicado este lunes el viceconsejero de Transportes, Infraestructuras y Vivienda, Borja Carabante, durante una visita a una de las viviendas del Instituto de la Vivienda de Madrid (Ivima) que se ha puesto a disposición de Cáritas y que actualmente se está reparando para que pueda ser entregada en los próximos días a una familia en situación de especial necesidad.

Del total de viviendas entregadas, unas 300 viviendas (el 65 por ciento) han ido destinadas a familias que han sufrido un desahucio y que no han podido hacer frente al pago de una hipoteca o de un alquiler.

Para atender estos casos, se puso en marcha un programa específico impulsado por el Gobierno regional, a través del Ivima, el Instituto de Realojamiento e Integración Social (IRIS) y ONGs como Cáritas consistente en la entrega de viviendas vacías para atender las necesidades de familias sin recursos

"Actualmente tenemos otras 109 viviendas en reparación que podrán estar a disposición de ser habitadas por familias que lo necesiten a finales del verano. El objetivo del Gobierno regional es que no haya viviendas cerradas mientras haya personas que necesitan un hogar y que, por diferentes razones, no pueden afrontar el pago de una hipoteca o de un alquiler", ha apostillado luego.

Según ha explicado el viceconsejero durante la visita, el perfil de las familias que hasta ahora demandaban una vivienda del cupo de especial necesidad ha sufrido un cambio importante como consecuencia de la crisis.

"Nos encontramos con personas que han perdido sus empleos y que han reducido drásticamente sus ingresos familiares. Algunas han llegado a perder sus viviendas como consecuencia de un desahucio o pagan alquileres muy por encima de sus posibilidades", ha descrito a continuación.

Además, entre los adjudicatarios se encuentran también familias que por sus circunstancias personales y sociales presentan graves situaciones de vulnerabilidad, como mujeres que han sufrido violencia de género, familias monoparentales con una situación económica precaria, o personas mayores, con problemas de salud o que sufren alguna discapacidad.

INICIATIVAS PARA FACILITAR EL ACCESO A UNA VIVIENDA

La adjudicación de estas viviendas se enmarca entre las iniciativas que la Comunidad de Madrid está desarrollando para solucionar el problema de acceso a la vivienda que afecta cada vez a más colectivos, como consecuencia de la crisis, para las que tiene en cuenta las necesidades concretas de cada persona o familia.

Así, el Gobierno regional, a través del Instituto de la Vivienda de Madrid lleva apoyando de forma especial a estas familias desde el año pasado cuando se creó un cupo especial denominado Impulso Familiar, dentro de la adjudicación de viviendas por baremo, ha informado el Gobierno regional en un comunicado.

Al respecto, Carabante ha recordado que el Ivima ha reducido la renta a 5.000 familias inquilinas de viviendas públicas "que, teniendo la voluntad de hacer frente a los pagos, no pueden asumir el coste en estos momentos".

Para estas familias se ha establecido un alquiler medio de 50 euros mensuales, en condiciones similares a las más de 2.000 familias inquilinas del IRIS.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin