España

El Ayuntamiento de Valdemaqueda, al borde de la quiebra al tener que pagar medio millón de euros a la Unión Resinera

El Ayuntamiento de Valdemaqueda está al borde de la quiebra al tener que indemnizar con casi medio millón de euros a la Unión Resinera Española, en virtud de la condena impuesta por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) debido a un incumplimiento contractual de la Corporación municipal frente a la empresa, según informó hoy el diario digital La-Almenara.com.

MADRID, 9 (EUROPA PRESS)

El alcalde del municipio, Álvaro Santamaría Rodríguez, convocó el pasado 17 de abril a los vecinos de la zona para comunicarles la deuda de 492.829 euros contraída con la entidad, a la que habría que sumar los intereses legales de 7 años, desde la fecha de reclamación, el 21 de julio de 2001.

Santamaría ya ha anunciado que recurrirán al tribunal "que haga falta", puesto que "Valdemaqueda no puede permitirse pagar 82 millones de las antiguas pesetas sin defenderse". "Esta sentencia supone un mazazo final para el municipio", se lamentó el concejal del PP de Valdemaqueda, Ángel Casado, quien reconoció la situación de bancarrota del Gobierno local.

Para evitar la quiebra, la Corporación estudia reunirse con la presidenta autonómica, Esperanza Aguirre, y con la Unión Resinera para revertir la complicada situación. Una de las opciones que se baraja es la solicitud de un crédito para hacer frente a la indemnización, una cantidad "inviable para poder pagar".

LICENCIA DE EDIFICACIÓN

La crisis económica a la que se enfrenta el Consistorio se remonta a 1997 con la firma de un convenio tripartito entre el Gobierno regional, el Ayuntamiento y la Unión Resinera Española, a través del cual el Ejecutivo local recibía 190 Hectáreas más dos parcelas en el que se edificaría el actual centro de salud.

A cambio, se comprometía en el punto 6º de este acuerdo a conceder sobre la finca "La Atalaya Puesto Rey" licencia de cerramiento cinegético, de construcción de edificación y la desafectación de caminos públicos. La finca es un habitat de una importante población de buitre negro, águila imperial, cigüeña negra, azor, águila calzada y buitre leonado.

La finca fue adquirida por la Unión Resinera quien la vendió en el año 2000 a la empresa que regentaba el particular Orlando Santos bajo la empresa "Aplicaciones Inmobiliarias Santos S.L". En esta venta se establecía que la Unión Resinera abonaría a este comprador la cantidad de 82 millones de pesetas, "si en el plazo de un año no se concedía licencia de cerramiento de la finca". Al no concederse la licencia por el regente consistorial, el socialista Antonio Sánchez, la Unión Resinera sufragó esta cantidad al comprador.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin