España

(ampliación) quiroga elige a nerea llanos, persona de su máxima confianza, como secretaria general del pp vasco

- Fuentes del partido reconocen que es un "pacto relativo" entre los presidentes provinciales

MADRID, 06 (SERVIMEDIA)

La presidenta del PP vasco, Arantza Quiroga, anunció este jueves que Nerea Llanos será la secretaria general del PP vasco en sustitución de Iñaki Oyarzábal. Llanos es diputada por Vizcaya en el Parlamento Vasco y persona de “su máxima confianza”, según reconocieron fuentes populares a Servimedia.

Quiroga realizó este anuncio en la sede del PP en Vitoria acompañada de Oyarzábal y los presidentes provinciales Alfonso Alonso (Álava), Borja Semper (Guipúzcoa) y Antón Damborenea (Vizcaya) para transmitir una imagen de unidad después de haber escenificado en las últimas horas la que, en las filas populares, reconocen como “la mayor crisis en el PP vasco desde la marcha de María San Gil”.

Nerea Llanos es diputada por Vizcaya en el Parlamento vasco y persona de "la máxima confianza" de Quiroga, lo que se interpreta como una doble muestra de autoridad de la presidenta regional teniendo en cuenta que, finalmente, ha diseñado su equipo a su medida, al mismo tiempo que ha declinado aceptar la condición de Alonso de sustituir a Oyarzábal por otro dirigente alavés.

Llanos, licenciada en Derecho y abogada de profesión, fue vicesecretaria de Acción institucional del PP de Vizcaya entre 1999 y 2012, vicesecretaria de Organización del PP vasco y secretaria general PP de Vizcaya en 2012. Además, fue concejal del Ayuntamiento de Galdakao entre 1995 y 2011 y apoderada en las Juntas Generales de Vizcaya entre 1999 y 2012.

El nombre del secretario general se conoce apenas unas horas antes de que mañana por la tarde arranque en San Sebastián el XIV Congreso Regional del PP, aunque la jornada central del cónclave popular será el sábado.

MALESTAR POR LA GESTIÓN

Llanos, según reconocieron a Servimedia las mismas fuentes, llega de la mano de “un pacto relativo” entre los presidentes provinciales. “A estas alturas, cualquier cosa”, admiten molestos con la gestión que ha realizado Quiroga en la que consideran “la mayor crisis en el PP vasco desde la marcha de María San Gil”, es decir, desde hace seis años.

El malestar en las filas populares tiene su origen en cómo Quiroga, que desde el primer momento abogó por formar “su equipo”, ha dirigido la salida de Iñaki Oyarzábal y las tensiones que su decisión le generaron con el presidente provincial de Álava y portavoz del PP en el Congreso, Alfonso Alonso, una de las personas de su máxima confianza.

Además, no entienden la deriva de los acontecimientos teniendo en cuenta que la convocatoria del Congreso era “para su lucimiento" porque se trataba de un mero trámite, ya que en ningún momento se planteó una candidatura alternativa.

SEMANAS DE TENSIÓN

Sin embargo, el hecho de que Quiroga trasladara a principios de febrero a los presidentes provinciales la duda de que Oyarzábal continuara en el cargo como su ‘número dos’, hizo estallar las tensiones con Alonso, que defendió públicamente hasta la semana pasada la continuidad del secretario de Justicia, Derechos y Libertades de la Ejecutiva del PP.

Mientras, desde el primer momento Génova dio a Quiroga vía libre para formar equipo y, este mismo jueves, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, lo confirmó en Dublín.

Con todo, en la última semana y después de que Quiroga confirmara de forma definitiva la salida de Oyarzábal el pasado viernes, la tensión se incrementó en el PP vasco. Alonso planteó como condición para aceptar esta salida que el segundo de Quiroga siguiera siendo alavés y Quiroga lo aceptó pero eligió a su candidato sin contar con Alonso, que apostaba por el presidente de la Diputación de Álava, Javier de Andrés. Finalmente, éste será visecretario general, en un guiño de Quiroga a Alonso.

La presidenta regional comunicó a principios de semana al concejal de Hacienda del Ayuntamiento de Vitoria, Manuel Uriarte, que era el elegido para ser secretario general y su decisión se filtró a la prensa incluso antes de que Alonso y el alcalde de Vitoria, Javier Maroto, la conocieran.

El malestar creció aún más entre Alonso y Quiroga y, finalmente, Uriarte decidió dar un paso atrás y anunció públicamente su renuncia ayer por la mañana. También ayer se hizo público que, ante las tensiones internas, en la reunión que mantuvieron la presidenta regional y los presidentes provinciales el martes por la tarde, Quiroga amagó con dimitir si no se aceptaba su candidato.

Finalmente, tras la Junta Directiva Regional que se celebró en la tarde de ayer y después de las conversaciones que han tenido lugar este jueves, los presidentes provinciales decidieron aceptar la decisión de la presidenta regional como solución de última hora. Fuentes populares descartan que haya habido "presiones de Génova" para resolver esta crisis.

El Congreso del PP vasco será inaugurado oficialmente este sábado por la mañana por Cospedal; después, Quiroga será votada y ratificada como presidenta regional tras sustituir en mayo del año pasado a Antonio Basagoiti y, tras pronunciar su discurso oficial, la clausura correrá a cargo del presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy.

(SERVIMEDIA)

06-MAR-14

IRG/PAI/caa

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin