España

El Ayuntamiento insta a la empresa Eulen a reemplazar en un mes las palmeras del Parque perdidas por el picudo

Un total de 26 ejemplares son ya completamente irrecuperables

MÁLAGA, 17 (EUROPA PRESS)

El Ayuntamiento de la capital malagueña ha instado a la empresa Eulen, encargada del mantenimiento de los jardines históricos de la ciudad, a que reponga en un mes las palmeras del Parque de Málaga que se han perdido como consecuencia de la acción del picudo rojo.

En total, el número de ejemplares que los técnicos consideran irrecuperables se eleva a 26, que deberán ser retirados en el plazo de un mes para su sustitución por otros de la misma especie, según ha informado este lunes en rueda de prensa el concejal de Medio Ambiente, Raúl Jiménez.

En la actualidad, se está a la espera de la evolución que muestren otras 15 o 16 palmeras, en las que, después de haberse detectado la presencia de este insecto, se ha realizado una importante intervención, sin que aún se pueda saber si van a poder recuperarse o no.

La actuación que se ha desarrollado hasta ahora en la lucha contra el picudo sí ha dado como resultado la conservación de seis ejemplares que estaban afectados y que han rebrotado en las últimas semanas.

El concejal de Medio Ambiente ha explicado que "el protocolo de tratamiento fitosanitario para la lucha contra esta plaga establecido por la Junta de Andalucía, autoridad responsable en esta materia, no ha resultado suficientemente efectivo y la empresa encargada del mantenimiento de estas palmeras no debía haberse limitado a cumplir con el mínimo fijado por esas indicaciones".

"Tenía que haber realizado todos los esfuerzos posibles para evitar llegar a esta situación, tal y como se recoge en el pliego de condiciones por el que se hace cargo de este servicio, que le obliga a desarrollar todas las actuaciones que sean necesarias para acometer el trabajo; en este caso, proteger las palmeras históricas de la acción del picudo", ha afirmado.

RECURSO DE LA EMPRESA

El edil ha confiado en que Eulen asuma la exigencia planteada por el Ayuntamiento, ya que, en caso contrario, la reposición se realizaría de forma subsidiaria, sin esperar a que se resuelva el recurso que ha presentado la empresa en contra de asumir el coste de esta actuación.

El protocolo marcado por la Junta de Andalucía para la lucha contra el picudo se aplicó en Málaga hasta el pasado mes de agosto, con la primera afectación de palmeras situadas en el Parque. Este momento marcó un giro en la intervención municipal, que pasó a adoptar una estrategia más amplia y diversificada para lograr el control efectivo de la plaga en los más de 5.000 ejemplares que existen en la ciudad.

Dentro de esta estrategia se ha combatido la plaga del picudo en tres ámbitos diferentes: el químico, el biológico y el físico. En el primero, los técnicos han empleado insecticidas por el procedimiento de pulverización foliar --se han realizado ocho tratamientos preventivos sobre todas las palmeras del género Phoenix del Parque-- y por el de endoterapia --actuación curativa de ejemplares con algún síntoma de afección--.

Además, ha precisado el concejal de Medio Ambiente, de emplear fungicidas-bactericidas tras la realización de podas a fin de evitar la proliferación de hongos que pudieran interactuar con el picudo.

En el campo de la lucha física, a título preventivo, se han instalado trampas para monitorizar la evolución de la plaga y se han realizado podas terapéuticas para acceder directamente en el árbol --han sido parciales o completas, llegando hasta el lugar por donde puede brotar la futura hoja--.

En la actualidad, el Área de Medio Ambiente tiene instaladas en Málaga 350 trampas, de cuyo estudio se ha detectado que la mayor parte de los picudos están entrando por las zonas de Churriana y Campanillas, procedentes del Valle del Guadalhorce. Entre los meses de noviembre de 2013 a febrero de 2014 se han capturado en todo el término municipal 1.600 ejemplares.

Respecto a la lucha biológica, se han utilizado nemátodos, técnica que se ha demostrado como una de las de mayor efectividad para recuperar ejemplares, incluso en casos de afecciones graves, a pesar de que provoca un importante impacto visual, al dar la impresión de que ha muerto la palmera sin que en realidad sea así.

Para su ejecución, es necesaria la poda de la totalidad de las hojas de la palmera, con el fin de actuar más directamente sobre la zona en la que habitualmente se sitúa el picudo.

USO DE AUDÍFONOS Y DE PERROS

En los últimos meses, se han desarrollado, además, diferentes métodos preventivos para conocer de forma temprana la presencia de picudos en las palmeras, entre los que destaca el uso de audífonos, que permiten detectar la vibración que genera la presencia del picudo en el interior del tronco, y de perros especialmente adiestrados en esta labor.

A través del uso de audífonos, se ha podido detectar la presencia de este insecto en 71 palmeras situadas en los jardines históricos de Málaga y que aún no presentaban ningún signo externo de afectación. Esto ha permitido iniciar de forma temprana el tratamiento, con unas expectativas de eficacia muy superiores a las que habría tenido de haberse adoptado más tarde.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin