España

Morata apela a sentido de pertenencia y diálogo para crear alianzas y cumplir objetivos con colaboración público-privada

Dice que "hablar en términos de deuda histórica es complicado" pero el Estado debe "tener en cuenta" los 25 años de "infrafinanciación"

VALENCIA, 31 (EUROPA PRESS)

El presidente de Cámara Valencia y del Consejo de Cámaras de la Comunitat, José Vicente Morata, ha apelado este lunes a un "sentido de pertenencia inclusivo, sin recurrir al enemigo exterior ni al chivo expiatorio como impulsores de la cohesión interna", así como al diálogo para "buscar una alianza de liderazgos que genere objetivos alcanzables desde la cooperación y la colaboración público-privada".

Así lo ha señalado en su intervención en el 'Forum Europa. Tribuna Mediterránea', presentado por el presidente de Cierval, José Vicente González, y a la que han asistido el presidente de las Corts, Juan Cotino, los consellers de Economía, Industria, Turismo y Empleo, Máximo Buch, y de Educación, Cultura y Deporte, María José Català, la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, la delegada del Gobierno, Paula Sánchez de León, y numerosos dirigentes empresariales.

Morata llama a "ser optimistas porque lo tenemos casi todo para serlo" y apuesta por reorientar los fundamentos de la economía "no sólo para la salida de la crisis, sino para un éxito social compartido", y en este sentido, insta a actuar desde la urgencia, aceptar la realidad, reforzar fortalezas por encima de debilidades coyunturales y buscar alianzas, en una visión compartida que atienda a lo estratégico y concrete objetivos y acciones para próximos años.

Además, urge a recuperar la confianza "con transparencia, cumpliendo compromisos y confiando en el esfuerzo y la responsabilidad de los demás, en ningún caso desde la confrontación y la querella", y defiende que "el diálogo y el consenso son las armas más poderosas para afrontar y resolver las divergencias y las legítimas diferencias de criterio".

"CONTRATOS TEMPORALES FRENAN CRECIMIENTO"

Morata aboga asimismo por "incrementar esfuerzos para consolidar una economía abierta y exportadora", incorporar la innovación a los procesos productivos y reforzar la presencia del conocimiento en las empresas, punto en el que subraya la "sobrecualificación" de los universitarios en relación con las tareas que realizan y advierte que "los contratos temporales están frenando un crecimiento de la empresa basado en el conocimiento".

Preguntado por esta modalidad de contratación, ha argumentado que "la empresa que decide formar a trabajadores es porque confía en que se mantengan" y "se tiende al contrato único", siempre dentro del diálogo social y en línea con los estudios que coinciden en que "la estabilidad en el empleo genera mayor consumo y confianza".

Morata lamenta que, al abordar la distribución y el uso eficiente de los recursos públicos, se ha instaurado "un debate interminable de reivindicación y confrontación, semana tras semana, que se ve frustrado por su enfoque" y, frente a esa situación, defiende otra vía desde la "corresponsabilidad y la cooperación" que contemple el Arco Mediterráneo español como un espacio estratégico para España.

Al respecto, el dirigente cameral ha valorado la iniciativa impulsada por 25 Cámaras de Comercio desde Girona a Almería en materia de reindustrialización, logística y turismo en este ámbito y en el que reivindican que "la inversión pública española no puede seguir el modelo de adscripción por autonomías, ni por disponibilidad de recursos, ni por la realidad de la mayoría de las regiones".

CAMBIAR "GUERRA ENTRE POBRES" POR "COOPERACIÓN COMPETITIVA"

En su opinión, en la actualidad existe "una especie de guerra entre pobres, como si viviéramos en un contexto de suma cero donde lo que consigan unos será a costa de los demás, y una guerra entre territorios, en la que se pone en cuestión todo el sistema", que convendría sustituir por la apertura de "nuevos caminos, a través de la cooperación competitiva, las sinergias y las economías de escala".

Preguntado por el síndic de Compromís, Enric Morera, por las declaraciones del secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, acerca de que es "inaceptable" que las autonomías reclamen una deuda histórica, Morata ha admitido que "hablar en términos de deuda histórica es complicado", pero recalca que el Estado tiene que cubrir la "necesidad de financiación" que tiene la Comunitat para los servicios básicos de educación, sanidad y política social y "tener en cuenta que lleva 25 años mal financiada".

A su juicio, "es un error pensar que los políticos son algo diferente al resto", ya que esa responsabilidad la ostentan quienes eligen los ciudadanos cada cuatro años, y sobre la posibilidad de que él aspire a algún cargo político, ha destacado que su intención es "seguir defendiendo los intereses empresariales en todas partes" como hasta ahora. "En absoluto me planteo ninguna otra cuestión", zanja.

"NINGÚN PROBLEMA" CON TRIPARTITO DE IZQUIERDAS

Respecto a la posibilidad de que gobierne la Comunitat un tripartito de izquierdas surgido de las elecciones de 2015, ha emplazado a después de las europeas para analizar las opciones y ha añadido: "Como demócratas que somos, lo que salga de la urna, viviríamos con ello y no hay ningún problema, en absoluto".

Morata ha defendido asimismo la conveniencia de promover la gestión privada en servicios públicos donde permita ganar eficacia y ha augurado que "este año, aunque de forma tímida, habrá un flujo mayor de crédito" por parte de las entidades financieras, pese a reconocer que "la demanda solvente es complicada".

VENTA DE BANCO DE VALENCIA "PACTADA E IMPUESTA"

Preguntado por su etapa como administrador de Banco de Valencia con la entrada del FROB, la ha recordado como "una experiencia muy dura" pero "una responsabilidad que tocaba asumir" cuando se lo pidieron. "Hay que estar a las buenas y a las malas", ha recalcado Morata, quien ha indicado que "al final la decisión de vender fue pactada e impuesta y el FROB lo que hizo fue cumplir los compromisos del memorándum, y fue la mejor opción".

Respecto a la Ley de Cámaras, a la que González había reprochado previamente que "es excesivamente genérica y en algunos puntos introduce más confusión que claridad", ha valorado el consenso alcanzado y el hecho de que "proteja y meta a las Cámaras en la arquitectura del propio Estado", mientras que confía en desarrollar el resto de cuestiones en el ámbito autonómico y desde el consenso.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint