España

La Rioja, entre las comunidades donde los médicos de Atención Primaria no pueden prescribir los nuevos anticoagulantes

Un dato que choca frontalmente con el hecho de que "más de la mitad de los pacientes anticoagulados son seguidos de manera autónoma en los centros de atención primaria y en más de un 25 por ciento de forma coordinada con la atención hospitalaria", asegura José María Lobos, coordinador del Grupo de Enfermedades Cardiovasculares de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (SemFYC) y uno de los coordinadores de la Red 'La salud del paciente, por delante'.

LOGROÑO, 03 (EUROPA PRESS)

La Rioja es una de las nueve comunidades autónomas en las que los médicos de Atención Primaria (AP) no pueden prescribir los nuevos anticoagulantes orales como primera receta. Así, los anticoagulados riojanos forman parte del 30 por ciento de pacientes que sufren está limitación en España.

Es necesario tener en cuenta que un tercio de los pacientes riojanos anticoagulados por fibrilación auricular no está bien controlado con los tratamientos anticoagulantes clásicos.

Se trata de "pacientes prioritarios", es decir, aquellos con alto riesgo embólico, que no están bien anticoagulados con los antagonistas de la vitamina K y, por tanto, son pacientes expuestos a un mayor riesgo de sufrir graves complicaciones como ictus, ya que no están protegidos, o hemorragias con elevado riesgo vital.

Esto es una muestra más de que las recomendaciones del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad respecto a la utilización de los nuevos anticoagulantes orales "no se están cumpliendo en algunas comunidades autónomas", lo que está generando "inequidades no justificadas" en el Sistema Nacional de Salud en el acceso a estas terapias innovadoras según se pone de manifiesto en el Informe 'Jurado popular: Dilemas en anticoagulación' compuesto por destacadas personalidades del mundo sanitario y coordinado por la Red "La salud de paciente, por delante".

Como se recoge en dicho informe, en España la prescripción de los nuevos anticoagulantes orales está restringida en algunos niveles asistenciales y especialidades médicas y no hay homogeneidad en los criterios de uso y de inicio de tratamiento en las diferentes comunidades autónomas.

En nuestro país se producen anualmente en torno a 100.000 ictus, de los cuales hasta 25.000 episodios se asocian a la fibrilación auricular no valvular. A pesar de las recomendaciones de utilización de las nuevas opciones terapéuticas que recoge el Ministerio de Sanidad en estos casos, el ritmo de introducción de los NACO en España es claramente inferior al observado en la mayoría del resto de países europeos. En nuestro país apenas llega al 9 por ciento, mientras que en otras naciones como Francia o Alemania superan el 22 por ciento.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin