Buscar

UTAC avisa que 2.500 comercios cántabros están "en peligro" por el fin de los contratos de renta antigua

22/09/2014 - 16:36
Más noticias sobre:

La agrupación se reunirá con asociaciones del sector en Santander el 1 de octubre para unir esfuerzos ante el Ayuntamiento y el Parlamento

SANTANDER, 22 (EUROPA PRESS)

La Unión de Trabajadores Autónomos de Cantabria (UTAC), integrada a nivel nacional en la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA), ha advertido que cerca de 2.500 comercios de la región pueden estar "en peligro" por el fin de los contratos de renta antigua.

Ante esta situación, el colectivo se ha unido a la Plataforma de afectados, denominada 'No al Cerrojazo', y tiene previsto además reunirse el próximo 1 de octubre con las principales asociaciones del sector en Santander, para "unir esfuerzos" ante el Ayuntamiento y el Parlamento autonómico de cara a la moratoria de diez años que solicita el colectivo, asumiendo durante ese periodo un incremento "razonable" y una actualización "adecuada" de los precios del alquiler.

En un comunicado, UTAC recuerda que el próximo 1 de enero acaba la moratoria para la finalización de la vigencia de los denominados arrendamientos de renta antigua de locales comerciales. Por ello más de 200.000 negocios familiares de toda España y en su gran mayoría de trabajadores autónomos, deberán renegociar las condiciones de alquiler, viéndose abocados a asumir un "importante" incremento del precio de los mismos.

En Cantabria, los cerca de 2.500 locales afectados se localizan en su mayoría en el centro de la capital y en los cascos antiguos de algunas de las localidades más importantes.

Por eso, desde UTAC reclaman al Gobierno y a los grupos parlamentarios que se modifique la Disposición Transitoria Tercera de la Ley, estableciéndose un régimen transitorio consistente en una nueva moratoria de diez años, asumiendo un incremento "razonable" y una actualización "adecuada" de los precios del alquiler durante este nuevo periodo.

Según recuerda este colectivo, la anterior moratoria se aprobó debido a los problemas económicos que entonces sufría el país tras la crisis de 1993. Situación que para Eduardo Abad, coordinador general de UTAC-UPTA, es "sin duda mucho más grave hoy", en particular para los sectores más afectados por la medida, como son el comercio al por menor, talleres de reparación, hostelería o pequeños alojamientos hoteleros.

Abad trasladará a los grupos del Parlamento de Cantabria (PP, PRC y PSOE) una propuesta para que, por unanimidad, se dirijan al Gobierno de España con el fin de instar esta moratoria y "no perjudicar gravemente" los intereses sociales y económicos de "un buen número de comerciantes cántabros", sino también evitar la consiguiente "degradación urbanística" de los ejes comerciales y la "pérdida de atractivo turístico" de las ciudades.