Buscar

La Junta asegura que se siguieron los protocolos establecidos en la residencia Francisco Hurtado de Miranda (Burgos)

30/09/2014 - 20:09
Más noticias sobre:

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Milagros Marcos, ha asegurado que se siguieron los protocolos establecidos "rigurosamente" en la residencia Francisco Hurtado de Miranda de Ebro (Burgos) donde dos personas fallecieron por una intoxicación alimentaria ocurrida el 9 de julio que afectó a 28 personas, que en su día Sanidad determinó que tuvo su origen en una carne de ternera manipulada de forma inadecuada.

VALLADOLID, 30 (EUROPA PRESS)

Marcos, quien ha expresado su pesar por estos hechos, ha afirmado en la Comisión de Familia e Igualdad de Oportunidades de las Cortes que "se siguieron los protocolos establecidos rigurosamente en orden a atender a los afectados, informar a sus familiares y esclarecer las causas".

La consejera, a modo de conclusiones, ha explicado que el centro reúne todas las condiciones para atender con calidad a sus residentes y tanto los profesionales como la Dirección del centro prestaron una "atención inmediata" a las personas que presentaban síntomas de intoxicación.

Además, ha asegurado que se informó puntualmente, durante ese día y los posteriores, desde la Dirección y de su servicio médico a todas las familias que lo requirieron y se pusieron a disposición para lo que pudieran necesitar. En este sentido, ha recordado que la situación de salud de los 26 afectados que fueron tratados en el mismo centro residencial "fue basal" y su cuadro médico remitió en pocas horas.

En la misma línea, ha explicado que se mantuvo informados a los residentes del centro para explicar los hechos ocurridos en cuanto se tuvo información segura y transmitir tranquilidad y ha añadido que la Gerencia de Servicios Sociales, en colaboración con los servicios sanitarios, realizó los actuaciones "inmediatas y precisas" para determinar con la mayor claridad posible los hechos ocurridos.

También ha señalado que se ha prestado "total colaboración" con las investigaciones policiales y judiciales abiertas, para lo que se ha remitido a la mayor brevedad cuantos datos e información se han solicitado.

En su intervención, la consejera ha concretado que la residencia contaba con un personal muy superior a las ratio establecidas y a las exigidas por la normativa, pero además ha asegurado que en los controles realizados hasta la fecha nunca se había encontrado una superficie contaminada en la cocina.

FALTA DE PERSONAL

Sin embargo, el procurador socialista Julián Simón de la Torre, quien también ha mostrado el pesar del PSOE por el suceso, ha advertido de que una cosa era el personal que teóricamente se encontraba en los "papeles" y otra distinta la "realidad".

Aunque no ha querido dudar de la profesionalidad de los trabajadores, ha advertido de que había "una situación precaria antes y después del incidente", algo que también ocurría en otros departamentos.

Simón de la Torre considera que estos hechos podrían haber ocurrido en cualquier momento, pero más aún cuando hay menos personal, que recibe más "presión", algo que a su juicio supone una disminución de la calidad y una peor atención, al tiempo que ha criticado problemas de información hacia la sociedad y los residentes del centro.

Por su parte, el procurador del Grupo Mixto y coordinador de IU en Castilla y León, José María González, tras lamentar el suceso, ha atribuido la falta de personal en el centro a los recortes, con una cocina que llevaba meses sin una plaza de auxiliar o la ausencia de un camarero en el comedor desde hacía dos años.

En la misma línea que el procurador socialista, González ha reiterado que si falta personal, se resiente la atención y también probablemente la limpieza, por lo que ha censurado que "con menos se quiera hacer más", al tiempo que ha criticado un comportamiento de "ocultamiento y desinformación".

Finalmente, la procuradora del PP María Soledad Romeral -quien al igual que los anteriores ha lamentado lo ocurrido-- considera que ha sido un "hecho puntual" que apunta a un error humano, "por supuesto involuntario" y ha manifestado la esperanza de que las investigaciones permitan determinar los hechos y las responsabilidades.