España

Ruiz dice que se va "satisfecha" de haber contribuido al fin del terrorismo y a la internacionalización de Bilbao

Afirma que para ella será "imposible" trabajar en el Parlamento vasco "sin Bilbao como referencia"

BILBAO, 8 (EUROPA PRESS)

La represente popular en el Ayuntamiento de Bilbao Cristina Ruiz, que ha renunciado oficialmente a su cargo de edil y portavoz del grupo municipal popular este miércoles, ha afirmado en su discurso que se va con la "satisfacción personal y política" de haber contribuido al final del terrorismo, así como por haber trabajado para avanzar en la proyección internacional de Bilbao y por el acuerdo entre instituciones "por el bien de Bilbao".

La sesión plenaria extraordinaria que ha servido para tomar conocimiento de la renuncia como concejal del Partido Popular de Cristina Ruiz Bujedo ha dado comienzo a la una de la tarde y se ha prolongado durante unos minutos.

Tras la oficialización de su renuncia, Ruiz ha comenzado su disertación afirmando que "como dijo Kennedy, el cambio es ley de vida", y que "cualquiera que sólo mire al pasado o al presente, se perderá el futuro". Ha indicado que su futuro político inminente está ya en el Parlamento vasco, donde para ella "será imposible trabajar sin Bilbao como referencia".

Ruiz ha afirmado durante sus palabras de despedida que "ha sido un honor ser concejal y portavoz del Partido Popular" y ha recordado que ha sido representante de los vecinos de la Villa desde 2007 y portavoz de su grupo desde un año después.

La representante popular ha recordado también que fue candidata a la alcaldía de Bilbao en mayo de 2011 y que los ciudadanos la situaron como líder de la oposición colocando al PP de Bilbao, "una vez más, como la segunda fuerza política de la Villa" y tuvo como adversario político a Iñaki Azkuna a quien, según ha dicho, recordará siempre "con cariño y respeto".

"Es a los vecinos y vecinas de Bilbao a quienes quiero dedicar esta sentida despedida, porque nos debemos a ellos", ha dicho, para añadir que no oculta su preocupación por la creciente "desafección y recelo de los ciudadanos hacia la política". "Los políticos no podemos ser un problema para los ciudadanos, bastante tienen con los suyos", ha subrayado.

En ese sentido, Ruiz ha afirmado que "si los que aquí estamos sentados no tenemos entre nuestros allegados más cercanos personas que quieren trabajar y no pueden, personas muy preocupadas por su futuro, el de sus hijos y el de sus nietos, personas a las que se les acaba el paro, personas que se ven en la necesidad de recurrir a la solidaridad de todos, si no tuviéramos esto en nuestro entorno, es que no estamos en la realidad".

La representante popular ha indicado también que con su trabajo, dirigiendo a su equipo, ha actuado "siempre por el interés de la ciudad, sin sectarismos y con altura de miras". "Habré estado más o menos acertada, pero siempre he tenido claro que con mi labor en el Ayuntamiento, he intentado solucionar problemas concretos, tangibles, de mis convecinos, sin perder de vista el interés general", ha agregado.

La parlamentaria popular ha destacado también que los concejales que la han acompañado en estos seis años han trabajado "con vocación y entrega" y que siempre se ha sentido apoyada por ellos como portavoz. Ha dado también las gracias a sus colaboradores, en estos años y a su familia y amigos.

Ruiz ha afirmado que se despide con tres "grandes satisfacciones" personales y políticas, la primera haber contribuido al final del terrorismo. En este sentido, ha recordado que "Bilbao pronto recordará con una placa y de manera individualizada a todas y cada una de sus víctimas".

Otra satisfacción es para ella es haber trabajado para avanzar en la proyección internacional de Bilbao y en hacer una ciudad "cada día más abierta, más competitiva, más atractiva y más segura", así como haber trabajado por el acuerdo entre instituciones "por el bien de Bilbao", algo que, según ha dicho, seguirá haciendo desde el Parlamento vasco.

Cristina Ruiz ha pedido a sus compañeros de corporación que acierten en sus decisiones y actuaciones políticas "con la pasión, mesura y sentido de la responsabilidad de las que hablaba Max Weber, y que Bilbao y sus ciudadanos se merecen".

Además, ha dado las gracia a los funcionarios y personal en general del Ayuntamiento y se ha referido, por último, al alcalde, Ibon Areso para pedirle que "siga portando la makila con sabiduría, salero, fuerza y humildad", rasgos, que, según ha dicho, "entre otras muchas cualidades" le "definen como persona y político".

Concluido su discurso, ha tomado la palabra el regidor bilbaíno, que ha comenzado citando una conocida canción "Adiós con el corazón, que con el alma no puedo". "Eso es lo primero que te quiero decir", ha subrayado.

Areso le ha dicho a Ruiz, tras recordar que Antonio Basagoiti llamaba al Ayuntamiento de Bilbao la "segunda Cámara de Euskadi, que a ella le "toca pasar a la primera Cámara de Euskadi", al tiempo que ha destacado que el "parlamento municipal" de Bilbao "ha sido cuna de parlamentarios vascos".

El regidor bilbaíno ha dado las gracias a Cristina Ruiz, a su formación y al resto de grupos municipales por lo que han trabajado y han colaborado para hacer de Bilbao lo que hoy es. "Evidentemente, todavía hay muchas cosas por resolver, no podemos quedarnos en la satisfacción de los logros conseguidos cuando tenemos tantos problemas todavía pendientes, pero sí es verdad que este Ayuntamiento se ha promovido, ha tenido una repercusión exterior", ha dicho.

"Se ha contribuido también a que esta Corporación municipal sea un ejemplo bastante admitido de transparencia y de honradez", en un momento en el que "hay que reivindicar la política", porque "la mayoría de los políticos trabajan intensamente y honradamente y se esfuerzan por el bienestar de los ciudadanos", ha afirmado.

Areso le ha dicho a Ruiz que su partida "le incita a la nostalgia", que "siente en este momento" y que ve "venir a muy corto plazo de el adiós a muchos compañeros" y le ha dado la bienvenida a Beatriz Marcos como nueva portavoz, antes de pedirle a Cristina Ruiz que "no se olvide de Bilbao" y colocarle la Medalla de la Villa.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin