España

Vecinos de Deusto denuncian que la macrodiscoteca alteraría la convivencia pacífica y quebraría el derecho al descanso

Argumentan que "incumple" la normativa de hostelería en materia de "colindancia", ya que linda con viviendas residenciales

BILBAO, 11 (EUROPA PRESS)

Las comunidades de vecinos del barrio bilbaíno de Deusto, contrarias a la apertura de una macrodiscoteca en la rotonda del Palacio Euskalduna, junto a la ikastola, afirman en su escrito de alegaciones que presentarán al Ayuntamiento que esta instalación conllevaría una alteración de la convivencia pacífica en el barrio y "quebraría" el derecho al descanso de los vecinos.

Según ha informado a Europa Press un portavoz del movimiento vecinal contrario a la apertura del macrolocal de ocio, el borrador del escrito de alegaciones cuenta ya con el apoyo de numerosas comunidades de vecinos del barrio, de la asociación de vecinos de Deusto, así como de la ikastola y de otros centros educativos cercanos.

Este colectivo, que está recogiendo las firmas de los presidentes o administradores de las comunidades de vecinos, sigue recabando apoyos de más comunidades para presentar la reclamación contra la concesión de la licencia de apertura de la macrodiscoteca antes del próximo día 20, cuando acaba el plazo legal para ello.

En su opinión, la puesta en marcha de esta actividad conllevaría "debido al elevadísimo aforo reconocido", más de 2.000 personas, unidos al horario de apertura y cierre (hasta las cuatro y media de la madrugada y los fines de semana hasta las seis. En verano media hora más tarde, y con posibilidad de volver a abrir seis horas después del cierre), un "ruido excesivo", que vulnerará las ordenanzas sobre Medio Ambiente.

Además, advierten de la posibilidad de que se produzcan "altercados y desórdenes públicos", y de la posible "introducción de drogas y sustancias nocivas".

"INCUMPLIMIENTO LEGAL"

Respecto a los requisitos técnicos, los vecinos defienden que este negocio "incumple" la normativa urbanística del País Vasco, referente al grupo 3 B (discotecas), que recoge que los edificios en los que se ubiquen no se hallen en colindancia con otro destinado reglamentariamente a vivienda o residencia comunitaria.

"La colindancia no es anexo o adosado, sino que entre un edificio y otro hay una calle o acera, y esos dos edificios (el pabellón de la discoteca y el que acoge a varios portales de la calle Jon Arrospide e Iruña) son colindantes. Por lo que en este caso se incumple la normativa", han manifestado.

El edificio en el que se ubicaría la discoteca no es residencial, pero los edificios restantes son de uso residencial o equipamiento educativo o sanitario, por lo que los vecinos entienden que el artículo 5 de la nueva ordenanza local sobre establecimientos de hostelería, referida al emplazamiento, aunque textualmente lo posibilita en edificios no residenciales, esa manzana es "la excepción de los común", por lo que defienden que el hecho de que el resto de inmuebles sean residenciales, debe prevalecer a la hora de rechazar la licencia de apertura.

Tras recordar que junto al inmueble que acogería la discoteca se encuentran el parque de Botica Vieja, otro parque infantil en la calle Iruña, y la ikastola, denuncian que este negocio generaría problemas de "inseguridad, ruidos y malos ejemplos de botellón, insalubridad por orines, etc".

Por último, en su escrito los vecinos señalan que "una de la misiones del Ayuntamiento es facilitar la convivencia pacífica y no rebajar la calidad de vida de sus ciudadanos y claramente esta macrodiscoteca la dinamitaría".

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin