Buscar

El PIB catalán crecerá un 1,8% en 2008 y un 0,8% en 2009, para empezar a remontar en 2010, según Caixa Catalunya

2/07/2008 - 14:46

Catalunya está en una "fase de desaceleración muy rápida, pero no hablaría de crisis, todavía", afirmó el responsable del estudio

BARCELONA, 2 (EUROPA PRESS)

El PIB catalán crecerá un 1,8% en 2008 y un 0,8% en 2009, para empezar a remontar en 2010, según el Informe Semestral sobre la Situación y Perspectivas de la Economía Catalana de Caixa Catalunya.

El responsable del estudio, Josep Oliver, explicó que desde el 3,6% de crecimiento del PIB en 2007, Catalunya pasará al 2,3% en el primer semestre de 2008, el 1,4% el segundo semestre, el 0,9% el primer semestre de 2009 y el 0,6% el segundo semestre de 2009, para empezar a aumentar porcentajes de nuevo en 2010.

Con todo, matizó que el nuevo crecimiento a partir de 2010 no supondrá "una fase tan expansiva como la anterior, porque la construcción no estará al mismo nivel", y cifró los aumentos anuales entre el 2,5% y el 3% a partir de entonces.

Oliver defendió que actualmente se está produciendo una "fase de desaceleración muy rápida, que puede acabar en crisis, pero yo no hablaría de crisis, todavía", ya que de momento las previsiones hasta 2009 no recogen destrucción de empleo ni crecimientos negativos del PIB, como sucedió en la crisis de principios de los noventa.

Caixa Catalunya prevé que el empleo crezca un 1,3% en 2008 (con 45.500 nuevos puestos de trabajo) y un 0,1% en 2009 (5.200 nuevos empleos), frente al 2,7% de 2007, el 3,9% de 2006 y el 5,9% de 2005, años del 'boom' inmobiliario.

Por sectores, la industria avanzará un 1,7% en ocupación en 2008, pero bajará un 0,8% en 2009. La construcción será la más afectada, con crecimientos negativos de la actividad (-1% en 2008 y -3,4% en 2009) y del empleo (-5,7% en 2008 y -8,1% en 2009). Los servicios aumentarán un 2,3% el empleo en 2008 y un 1,9% en 2009.

RALENTIZACIÓN Y DECRECIMIENTOS GENERALIZADOS.

Catalunya cuenta con las fortalezas de estar en la zona euro, tener una buena evolución de las exportaciones y contar con un sector público español saneado, pero también tiene debilidades, como el diferencial de inflación que hace perder competitividad, el exceso de endeudamiento de las familias, el gran peso de la construcción en la economía, la crisis financiera internacional y el aumento de precios del petróleo y las materias primas.

Oliver expuso que las exportaciones catalanas moderarán su avance debido a la desaceleración de las economías europeas, principal destino de las ventas de Catalunya en el exterior, pasando de un crecimiento del 4,9% en 2007 al 2% en 2008 y el 2,1% en 2009.

Las importaciones también rebajarán su crecimiento por el descenso de la demanda interna, pasando del 6% de aumento en 2007 al 2,7% en 2008 y 2009.

Y es que el consumo privado en Catalunya pasará de crecer un 2,9% en 2007 al 1,7% en 2008 y el 1,2% en 2009. Las familias catalanas están entre las más endeudadas del mundo, y el contexto de restricción de crédito y aumento de precios y tipos de interés las está obligando a contener el gasto.

El gasto público también se ralentizará, con un aumento del 4,9% en 2008 y un 3,7% el año siguiente.

Por lo que respecta a la inversión, crecerá en conjunto un 0,7% en 2008 y bajará un 0,6% en 2009. En el caso de la inversión en bienes de equipo, pasará de crecer un 7,7% en 2007 al 4,3% en 2008 y el 2,9% en 2009.

La inflación catalana pasará del 3% en 2007 al 4,4% en 2008 y el 3,2% en 2009, según las previsiones de Caixa Catalunya, lo que supone que el diferencial de inflación con la zona euro pasará de 0,9 puntos a 1,2 y 1.

El número de viviendas iniciadas pasará de las 101.800 en 2006 y las 69.800 en 2007 a las 40.400 en 2008 y las 31.500 en 2009, según Oliver, en lo que es una "reversión a la media histórica" del sector en Catalunya, que entre 1975 y 1995 iniciaba una media de 35.000 viviendas anuales.

Oliver añadió que todas las previsiones del estudio pueden empeorar si se agrava la crisis financiera internacional o el petróleo sube por encima de los 150 dólares, pero que también pueden ser mejores si estos dos indicadores evolucionan positivamente.

Respecto al precio del crudo, admitió que puede llegar a los 200 dólares si se produce algún conflicto geopolítico, como un eventual ataque de Israel a Irán, del que se habla estos días.

Contenido patrocinado

Otras noticias


El flash: toda la última hora