España

Barcelona probará este verano unas nuevas pantallas en las marquesinas para informar del tiempo de espera del autobús

Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) probará este verano dos pantallas en marquesinas de autobús para informar a los usuarios de cuando llegará el siguiente coche. La compañía prevé instalar 50 de ellas hasta finales de 2008, según dijo hoy el Director general de Autobuses de TMB, Ignasi Armengol.

BARCELONA, 3 (EUROPA PRESS)

Tras la visita del alcalde de la ciudad, Jordi Hereu, al nuevo Centro de Regulación de Tránsito (CRT) de los autobuses que gestiona la empresa, Armengol explicó que la diferencia con las actuales pantallas de algunas marquesinas es "la fiabilidad", ya que las nuevas utilizarán un sistema de conexión por satélite con el centro de control.

Las pruebas servirán para ver como reciben los datos y como se pueden visualizar por parte de los usuarios. Además, se contempla incluir mensajes de aviso como, por ejemplo, si es necesario anular una parada porque hay una carrera.

Otro sistema para informar a los pasajeros ya se está desarrollando en el interior de autobuses. Se trata de unas pantallas ya instaladas en unos 250 autobuses de TMB que avisan de la próxima parada, algo que Armengol prevé terminar de colocar en todos los 960 coches de la compañía en 2010.

En el nuevo centro trabajan 27 operadores y supervisores que anteriormente fueron conductores de autobús y que hacen el seguimiento de las 109 líneas de la compañía vía satélite y radio. Controlan que los coches circulen según el tiempo previsto en los horarios y que se respete la frecuencia de paso.

Según explicó el director del CRT, Fernando Olivar, los operadores están agrupados en mesas largas según de qué cochera --Zona Franca, Ponent, El Triangle y Horta-- salgan los autobuses de las líneas que gestionan, más otra mesa para las incidencias mayores y unos jefes de sala.

DIRIMIR CON LAS INCIDENCIAS.

El centro gestionó en 2007 unas 1.000 incidencias sólo causadas por manifestaciones y otros eventos como carreras deportivas. Cada día la compañía ha de remolcar unos 5 ó 6 autobuses averiados.

No obstante, las más comunes son las causadas por la gestión del tráfico. Olivar calculó que se tarda unos 45 minutos de media en resolver las incidencias, y recordó que además del CRT ayudan algunos comandos en la calle que vigilan cuestiones como la ocupación de carriles bus y de ocho motoristas que acuden donde hay problemas.

Hereu destacó que con el nuevo centro se mejora cualitativamente el transporte público en la ciudad y las condiciones de trabajo de los operadores y supervisores, que antes estaban situados en la Sagrera con el Centro de Control de Metro (CMM).

Vio como "un gran reto de país" mejorar la oferta del transporte público de la capital catalana pero también de su área metropolitana. "La batalla por el transporte público la ganaremos", aseguró el alcalde, que también defendió mejorar la oferta.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin