España

La defensa del electricista resta credibilidad a una confesión por coacciones

Santiago de Compostela, 19 ene (EFE).- La abogada Carmen Ventoso Blanco, que se ocupa de la defensa del electricista acusado de robar el Códice Calixtino, Manuel Fernández Castiñeiras, ha señalado hoy que su cliente confesó tras sentirse presionado por el instructor, siendo éste uno de los múltiples motivos por los que ha cuestionado al juez.

La letrada ha cargado durante casi dos horas contra José Antonio Vázquez Taín, y del magistrado ha criticado los registros hechos en las propiedades del acusado, los cuales se extendieron por más tiempo del que contemplaba el auto; la propia detención de su cliente, y la comparecencia ante el instructor tras la que fue llevado a prisión porque se excedió el plazo legal de 72 horas.

Carmen Ventoso también ha arremetido contra la manera en la que se halló el valioso manuscrito del siglo XII, porque en la inspección no estaba su patrocinado ni su abogado, y en el caso del examen hecho en el piso de O Milladoiro donde el electricista residía con su mujer e hijo, ha considerado que el escenario estaba "contaminado" puesto que antes de que se produjese ya había entrado la policía para instalar micrófonos.

Carmen Ventoso ha manifestado que este extremo no se da ni en casos de terrorismo y ha visto vulnerado el derecho a la tutela judicial efectiva y a su cliente atacado, por el trato "despectivo" que, según ella, tuvo con Manuel Fernández Castiñeiras el instructor.

Asimismo, ha hecho énfasis esta abogada en que los vídeos de las cámaras de seguridad se entregaron un año más tarde de la grabación y ha pedido que le expliquen "el milagro de los panes y los peces" que se produce por las llaves, que se supone tenía su cliente, y de las que "en el reportaje fotográfico no figura nada".

"La cadena de custodia está rota, y muy rota", se ha quejado, y ha pedido que se declare nulo todo el proceso.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin