España

El fiscal mantiene la pena para Castiñeiras por el robo de cartas y la defensa pide la "libre absolución"

La defensa apunta una falta "absoluta" de pruebas de cargo y el fiscal ve "inadmisible" el "acto de difamación" del acusado a la Policía

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 13 (EUROPA PRESS)

El juicio al exelectricista de la Catedral José Manuel Fernández Castiñeiras, acusado del robo de correspondencia a sus vecinos de O Milladoiro (Ames), ha quedado este viernes visto para sentencia, después de que las partes hayan leído sus conclusiones en las que fiscal y acusación particular mantienen su petición de penas, que sumadas son entre 243 y 885 años de prisión, respectivamente, aunque en la práctica se quedan entre cuatro años y medio y nueve años como máximo, mientras que la defensa del acusado ha pedido "la libre absolución con todos los pronunciamientos favorables".

Durante su toma de la palabra, el fiscal Antonio Roma se ha referido a la declaración del jueves de Castiñeiras ante la jueza en la que insinuó que la Policía pudo haber puesto las cartas en su domicilio --durante la instalación de micrófonos a raíz de la desaparición del Códice-- para criticar lo que considera "un acto de difamación", que ve "inadmisible".

Así, el fiscal apunta que la clave en este juicio es que "la acción es el apoderamiento", y cree que "no tiene trascendencia" que el acusado encontrase supuestamente las cartas sueltas o las sacase de los buzones. Sobre la declaración "contradictoria" del acusado entre lo que ha asegurado al ser juzgado de que "nunca" robó cartas con lo declarado ante el juez de instrucción, la Fiscalía aprecia una "prueba de cargo" lo dicho ante el juez José Antonio Vázquez Taín.

Además, respecto a las quejas del acusado sobre el modo en el que se produjo la firma de su declaración ante el juez instructor, Antonio Roma ha sido tajante en sus conclusiones: "El problema no es lo que firma, sino lo que manifiesta". Asimismo, la acusación particular sostiene que "no cabe duda de que él (Castiñeiras) es el autor de estas sustracciones reiteradas".

Por su parte, la abogada de la defensa, Carmen Ventoso, asegura que "no existió el dolo" y "el ánimo de descubrir los secretos" de los vecinos "no se ha probado", ya que no aprecia "nada" que demuestre que "Castiñeiras tenía la intención de conocer el contenido", sin que se sepa, a su parecer, si las cartas fueron abiertas por él.

Por todo ello, la abogada de la defensa señala "una ausencia de prueba de cargo total y absoluta" y pide la "libre absolución" del acusado.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin