España

Sociedad Civil Catalana rechaza tener nexos con la extrema derecha

Eurodiputados catalanes la vinculan con la Fundación Francisco Franco y el Movimiento Social Republicano

MADRID, 27 (EUROPA PRESS)

Sociedad Civil Catalana (SCC), asociación contraria a la independencia de Catalunya, ha rechazado este viernes las acusaciones de los eurodiputados de CDC, UDC, ERC-NeCat e ICV, que han protestado por la concesión del Premio Ciudadano Europeo a la entidad argumentando que tiene vínculos con grupos de extrema derecha.

Ramon Tremosa (CDC), Ernest Maragall (ERC-NeCAT), Ernest Urtasun (ICV) y Francesc Gambús (UDC) han enviado una carta al jurado del premio esta semana y han comunicado a la Comisión Europea estos supuestos vínculos de SCC, que recibió el galardón el pasado miércoles en Bruselas.

En una pregunta formulada en el Parlamento Europeo, piden conocer qué medidas piensa tomar el Ejecutivo comunitario para luchar contra "la radicalización, el autoritarismo y el fascismo" en los Estados miembros.

SCC es uno de los 46 proyectos de 19 países europeos premiados este año por la Eurocámara por promover una mejor integración, favorecer la cooperación transfronteriza y reflejar los valores de la Carta de Derechos Fundamentales de la UE.

En un comunicado, la asociación lamenta que los parlamentarios hayan vertido "acusaciones falsas e injuriosas", particularmente contra su presidente, Josep Ramon Bosch, y señala que han sido incapaces de aludir a ningún hecho concreto, acto o declaración de la entidad.

"Desde nuestro nacimiento, todas nuestras actividades y posiciones públicas han sido transparentes e intachablemente democráticas. Somos una organización transversal, y la mejor prueba de ello es el amplio y plural apoyo que hemos recibido", añaden.

MOTIVOS POLÍTICOS

En la misiva dirigida al jurado, los cuatro eurodiputados afirman que SCC tiene "un recorrido muy corto" (fue fundada en abril de 2014) y "aún menos logros", por lo que no entienden cuáles son sus méritos para recibir el galardón que, a su entender, responden a los motivos políticos de varios partidos españoles.

También advierten de los lazos de la asociación con la extrema derecha española, apuntando que a su acto de presentación acudieron miembros prominentes de la Fundación Francisco Franco y del Movimiento Social Republicano, un partido "con vínculos con otros movimientos xenófobos como Jobbik, el Partido Nacional Británico o Vlaams Belang".

En cuanto a Bosch, los eurodiputados lo describen como un "declarado admirador" del líder ultraderechista Blas Piñar, por lo que consideran "vergonzante" que la Eurocámara haya galardonado a SCC y reclaman que en el futuro se investigue más sobre las entidades reconocidas y se cambie el sistema de elección para que una situación como esta no se repita.

APARTHEID IDEOLÓGICO

SCC ha enmarcado esta protesta en una "estrategia de apartheid ideológico" del nacionalismo catalán contra quienes no piensan igual, tras expresar su sorpresa por ver entre los firmantes de la carta a parlamentarios de UDC e ICV.

En su opinión, "el secesionismo ha digerido muy mal" el hecho de que finalmente la candidatura de la Assamblea Nacional Catalana (ANC), presentada por ERC, no fuese elegida por el jurado.

Para la entidad, el reconocimiento europeo a una asociación formada por "catalanes independientes y comprometidos con el futuro de su país" debería ser motivo de satisfacción colectiva, en vez de convertirlo en "un nuevo motivo de división y enfrentamiento", y afirma que continuará con su labor sin dejarse influir por acusaciones, amenazas o intimidaciones.

Además, la asociación, que considera "doblemente injurioso" que en la pregunta parlamentaria de los eurodiputados se la clasifique en la extrema derecha, indica que se reserva el derecho a emprender acciones legales contra cualquier persona o grupo que atente contra su honor.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin